En 1951 llegó a Venezuela, procedente de Campanário, Madeira, el joven Fernando de Sousa Freitas, junto a su padre. Ambos se dedicaron a abrir caminos de autobuses, ofreciendo un servicio de transporte que facilitó la vida de quienes necesitaban recorrer las vías en las tierras de Bolívar.

A los 15 años, ‘Don’ Fernando inició su camino en el mundo de las oficinas y autobuses, llegando a consolidar su esfuerzo en una empresa que existe todavía hoy y que transporta pasajeros de todo el país.

No hay comentarios

Leave a Reply