Agricultores lusos continúan abasteciendo Venezuela

Agricultores lusos continúan abasteciendo Venezuela

0 196

AGENCIA LUSA

Los agricultores y floricultores lusos de Venezuela continúan abasteciendo a las principales ciudades del país, entre ellas Caracas, Maracay, Valencia y Barquisimeto, a pesar de que se ve reducida la producción debido al precio de las semillas y a la falta de fertilizantes, herbicidas y pesticidas.Se trata de agricultores que están radicados en Los Altos Mirandos, al sur de Caracas, una región en la que, según estimaciones consulares, ascienden a 40 mil portugués, en su mayoría de Madeira.

“Nuestra comunidad está dedicada el 60% a la agricultura, el 30% a la floricultura y el 10% restante a otras actividades”, explicó un floricultor a la agencia Lusa.

Natural de Estreito de Câmara de Lobos, Madeira, Agostinho Figueira afirmó que continua con el mismo tipo de producción (flores), “pero está muy reducida”. “O faltan los pesticidas, o los fertilizantes o la mano de obra. Es posible lograr producir pero la situación es bastante complicada y problemática”, dijo.

Por otro lado, Joaquim Fernandes Camacho hace lo que el padre le enseñó y por eso está “atento a lo que falta en el terreno, a las bombas de agua, a los empleados y a los clientes” particulares.

“También estoy atento para sembrar y levantar la cosecha, llevar los productos a las fruterías y a las ferias, pero ahora hay muchas semillas que no se logran, ni venenos, pero vamos trabajando con lo poco que vamos consiguiendo. La producción bajó, pero seguimos plantando lechuga, cilantro, apio, brócoli, repollo, remolacha, cebollino, berenjenas, calabacines y otras cositas “, dijo.

Natural de Canhas, Madeira, Lino Miguel Marques llegó a Venezuela en 1982, donde trabaja “de sol a sol, a veces hasta de noche”, sembrando “lechugas, brocolis y un poco de todo” para después venderlo, frecuentemente en el mercado de Coche (Caracas).

“Muchos portugueses se fueron, pero muchos estamos todavía aquí. Ahora, con la falta de personal todos estamos mal. Además, no hay semillas ni pesticidas. Tenemos que sembrar las hortalizas y dejar crecer apara vender, además de quedarse semillas para volver a sembrar. La agricultura es importante pero nadie quiere cultivar “, subrayó.

De “sol a sol” trabaja también Paulo da Silva, que insiste en que en el pasado era más difícil sembrar. “Ahora hay mucha maquinaria y antes hacíamos más esfuerzo físico. Ahora tenemos que invertir más porque todo sube de precio, incluso las semillas. A veces hay que dejar envejecer las plantas para extraerle las semillas. Es realmente difícil porque nos quieren vender todo en dólares y vendemos en bolívares. Además, los fertilizantes no son los adecuados para las plantas, por lo que demoran más en desarrollarse y muchas veces mueren por falta de insecticidas “, dijo.

El también lusodescendente José Manuel de Andrade Caldeira se dedica a la agricultura, pero también trabaja como comerciante y compra la producción de algunos compatriotas, que vende después en el mercado de Cátia (Caracas) y también a vendedores informales.

“Los portugueses lucha diaria para conseguir las cosas, incluso si hay, para el pan de cada día. Pero, con lo difícil que está la situación, las pocas semillas que se logran están a la venta en dólares”, aseguró. Por otro lado, comentó que “se da cuenta de que la situación es buena en Portugal” y admite que le gustaría ir allí “algún día, pero aquí la situación es difícil,” económicamente.

NO COMMENTS

Leave a Reply