“Ahora sí estoy bien”

“Ahora sí estoy bien”

0 612

María Teresa Macedo Pereira Corte, a sus 75 años de edad, sigue ‘sonriéndole a la vida’

Andreina De Abreu
dosreis.andreina@gmail.com

Su vida de pequeña en Riveira Brava, isla de Madeira, no fue fácil. Así lo describió María Teresa Macedo Pereira Corte, quien nació en Portugal el 15 de diciembre de 1933.

“Era muy pobre. No tenía ni zapatos para usar”. Afortunadamente, tuvo la oportunidad de asistir a la escuela. Aunque, Macedo se fugaba del colegio porque no le gustaba estar allí.

Desde temprana edad se reunía con sus compañeras a rezar. “Estaba chiquita, pero aprendí para poder hacer la Primera Comunión”. Otra de las cosas que más disfrutaba hacer desde joven era bordar. Tiene una habilidad increíble para sentarse pacientemente durante horas a embellecer las telas con una técnica impecable.

A los 24 años de edad, se casó con Raúl Da Corte. Él trabajaba cerca de la casa donde Teresa vivía. “Nos enamoramos y nos casamos después de haber sido novios durante unos ocho meses”.

Como recién casados vivieron un mes en su propia casa, luego Pereira se mudó para el hogar de sus padres. Su esposo se vino a Venezuela cuando no tenían ni un año de haberse casado. Cuando Teresa tenía 26 años, su madre falleció.

Mientras su esposo estaba en Venezuela, ella le esperó por cuatro años en Portugal. Durante ese tiempo, Teresa vio a su cónyuge sólo en una oportunidad, cuando él consiguió venir a visitarla.

Para el tiempo en el que su marido regresaba a Venezuela, Macedo estaba en estado. “El bebé nació muerto. Tuve un día con el niño muerto en mi barriga. El doctor me apretó para poder sacarlo porque para la época no se podía hacer una cesárea”.

Para 1963, Teresa zarpaba en el barco Santa María rumbo al puerto de la Guaira. Su esposo la había mandado a buscar cuando ya tenía una estabilidad económica. Lo primero que pensó al bajar de la embarcación a las siete de la mañana fue “¡Dios mío! ¿Para dónde he venido yo?”. Comenta que para la época ya había ranchos de un lado y del otro.

“Mi esposo me recibió en el aeropuerto”, agregó. Se residenció en un apartamento justo al lado del abasto que su marido había adquirido. “Me dediqué a limpiar y a lavar en mi casa porque Raúl no quería que yo trabajara”. Un año después, dio a luz a su primera hija, Teresa. Al año siguiente, su segunda hija María José, venía al mundo. Unos años más tarde, nació ‘Tati’, la menor de las tres hermanas.

Cuando las hijas tenían apenas 12, 11 y ocho años de edad respectivamente, su padre falleció de una enfermedad en el hígado. “Trabajando de noche y de día pude sacar a mis hijas adelante”, expresó Teresa. La señora se dedicó a limpiar casas en Chacao, en su edificio y en una clínica. “Recuerdo que había un señor muy amigo de mi marido que trabajaba en el Congreso, él me ayudaba a comprarles la lista de útiles a las niñas”.

Macedo comentó que en muchas ocasiones se arrepintió de haber venido a Venezuela. “¿Sabes lo que es tener tres hijas y no tener nada para darles?”, comentó. Sin embargo, con ocho nietos y dos bisnietos, Teresa comenta: “ahora sí estoy bien”.

Moderna, con sentido del humor y muy optimista, agradece tener una familia unida. Con nostalgia dijo “yo siempre extraño Portugal”. Ya regresó en dos oportunidades para visitar su tierra. Para cerrar dijo con mucha firmeza: “No me quería regresar. Amo Portugal”.

Nombre: María Teresa Macedo Pereira Corte
Fecha de nacimiento: 15-12-1933
Hijas: Teresa, María José, ‘Tati’
Llegada a Venezuela: 1963

NO COMMENTS

Leave a Reply