Antonio de Pinho, oriundo de Aveiro, llegó a Venezuela en 1953 en busca de una mejor vida, siguiendo los pasos de su padre, quien trabajaba en una pequeña bodega ubicada en Maiquetía, cerca del lugar donde arribaron la mayoría de los portugueses que residen en Venezuela.

Con 16 años, Antonio inició una lucha por alcanzar sus metas, hasta lograr convertirse en directivo de una empresa de gas ubicada en el Litoral Central, donde es conocido con gran cariño por los pobladores.

NO COMMENTS

Leave a Reply