Arranca nuevo curso de portugués para extranjeros

Arranca nuevo curso de portugués para extranjeros

0 724

Las clases, que se imparten en la parroquia Sagrada Familia frente al Hospital de Funchal, tienen un costo módico de 20 euros

Delia Meneses

La parroquia Sagrada Familia, ubicada en Cruz de Carvalho, frente al Hospital de Funchal, arrancó esta semana un nuevo curso intensivo de portugués para extranjeros. Los interesados en inscribirse pueden hacerlo depediendo del nivel de conocimiento que posean del idioma.

El nivel I o de iniciación se dicta los días martes y jueves de 7:30 pm a 9:00 p.m y ya se inscribieron más de 30 personas. Jóvenes y adultos de todas la edades, en su mayoría profesionales, que llegaron a la isla en los últimos meses, algunos sin raíces lusas.

Los alumnos que desean cursar el segundo nivel (intermedio) asisten los lunes y miércoles en el mismo horario. Los días viernes están destinados a los interesadas en participar en el curso de conversación, de 7:00 p.m a 9:00 p.m.

Tanto el nivel inicial como el intermedio y el de conversación tienen una duración de tres meses. Los estudiantes se forman en gramática, lectura, escritura y comprensión.

La parroquia Sagrada Familia se ha convertido en una suerte de refugio para los venezolanos que llegan a la isla. Allí, más alla del acompañamiento espiritual que reciben de fray Nélio Mendonça, quien se ha mostrado especialmente sensible con la causa venezolana, encuentran la esperanza de forjarse un destino más promisorio en Madeira o en el Continente aprendiendo el portugués.

Al frente del curso intensivo está la profesora Aura Rodríguez, quien se formó en Venezuela en el Instituto Camões como docente de Portugués como Lengua Extranjera. Allí enseñó el idioma a lusodescendientes en el Santuario Nuestra Señora de Fátima, que se construye en Carrizal, donde también impartió clases de historia y cultura portuguesa.

El curso de portugués en la parroquia Sagrada Familia comenzó por primera vez en agosto de 2018. Es un proyecto que apoya principalmente a venezolanos vinculados a la segunda y tercera generación que tienen sus raíces en Portugal.

“Había muchos  muchachos que me pedían que los ayudara y, al ver esta necesidad, el párroco fray Nelio decidió promover las clases con una tarifa módica por el perfil de los alumnos, casi todos menores de 40 años. Algunos tienen casa propia y otros se quedan en casa de familiares.

Cuando llegan, muchos experimentan una sensación de aislamiento y en estas clases se sienten como en casa pues de alguna forma hay un sentimiento compartido. Cada estudiante paga 20 euros al mes. Una parte de lo recaudado se destina a los honorarios de la profesora, quien recibe un monto irrisorio, y la otra se usa para cancelar la factura de luz de la parroquia.

Los alumnos deben adquirir el libro cuyo precio ronda los 30 euros y asistir dos veces por semana a las clases. Los resultados dependen de la constancia y la voluntad que cada uno le ponga, coinciden los estudiantes.

No hay comentarios

Leave a Reply