«Aunque fue un curso online yo sentía que estaba en Portugal»

Yilbelis Mota y Jürgen Dávila son los primeros estudiantes de la UPEL en participar y ganar una beca de estudio para el curso de verano del Camões IP

0
300

Delia Meneses

El Instituto Camões ofrece anualmente una serie de becas para los estudiantes que se están formando fuera de Portugal. Este año, dos alumnos venezolanos, nacidos en Maracay, integraron el grupo de 75 personas que participaron en la experiencia.

«Es la primera vez que estudiantes de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEL) reciben una beca de estudio por parte del Camões IP, esperamos que sean muchos más», comenta Enrique de Sá, docente que dirige el protocolo de cooperación entre ambas instituciones.

El curso de verano de lengua y cultura portuguesa contempla el traslado de los estudiantes a Portugal para que durante un mes hagan vida en el país y se empapen de su cultura y tradiciones, además de perfeccionar el idioma. Pero este año, debido a las restricciones impuestas por el Covid-19, el Camões y un grupo de universidades portuguesas crearon un curso de verano a distancia en el que participaron Yilbelis Mota Sousa, 19 años, y Jürgen Dávila, 22 años.

Ambos estudian portugués en la UPEL de Maracay pero también lo enseñan a los niños del colegio La Concepción de esa ciudad.

«Aunque mi mamá es portuguesa, nacida en la isla de Madeira, en casa se hablaba un portugués muy básico. Cuando entro en contacto con la lengua en el ámbito universitario me doy cuenta de lo rica e interesante que es y que tiene una gran difusión internacional. Quedé enamorada del idioma y de la cultura lusófona, esto me motivó a optar por la beca», explica Mota.

Dávila, en cambio, no tiene raíces lusas en su familia. Escogió aprender portugués porque es una lengua que está ganando importancia en todos los niveles. «Cuando comienzas a estudiarla te cautiva con toda su historia y cultura, es un idioma muy importante, tanto así que hay 9 países donde esa lengua es oficial, además de las comunidades de la diáspora, me he ido enamorando con el pasar del tiempo».

Confiesa que al principio le costó entender el idioma ya que no tenía ninguna base anterior de estudio, «pero gracias a que tengo un excelente profesor y a mi esfuerzo personal actualmente lo comprendo con mucha facilidad», dice el joven, quien además da clases particulares de inglés.

Pasado un mes de haber enviado los requisitos, Dávila y Mota se enteraron de que habían sido seleccionados a través de un correo electrónico del profesor Fernando Martinho. «Fue una sorpresa total porque cuando me postulé ya lo habían hecho más de 32 mil jóvenes. Eran demasiadas personas y la beca solo beneficiaría a 75 estudiantes. Fue super gratificante, una emoción indescriptible y un orgullo obtener una beca donde participaron personas de todo el mundo y que tú puedas ser uno de los privilegiados, es algo muy grande», cuenta Yilbelis.

Cada una de las universidades participantes era responsable del diseño y realización de uno de los niveles ofertados (A1 – C1). Tanto Mota como Dávila cursaron el nivel B1 que preparó la Universidad de Aveiro.

«Este año no pudimos viajar por la pandemia, utilizamos la plataforma Zoom y la página de la Universidad de Aveiro. A pesar de que fue online yo sentí que estaba en Portugal, porque fue algo muy completo, vimos contenidos gramaticales, además de enseñarnos a desenvolver y consolidar las capacidades de comprensión tanto oral como escrita, nos enseñaron contenidos lingüísticos, culturales, ciudades, personalidades y literatura portuguesa, costumbres, leyendas, expresiones idiomáticas», enumera Yilbelis

Ambos coinciden en que fue una experiencia asombrosa porque además de obtener conocimiento de la lengua y cultura portuguesa se enriquecieron con otras culturas pues compartían la clase con 15 personas de todas partes del mundo: asiáticos, norteamericanos, portugueses, ecuatorianos. «Era una mezcla de culturas y cuando la profesora nos explicaba las costumbres y tradiciones de Portugal nosotros también compartíamos las nuestras, fue muy gratificante».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here