En Cámara de Lobos recolectan fondos para Venezuela

En Cámara de Lobos recolectan fondos para Venezuela

0 320

En el marco de las fiestas de San Pedro se instaló un quiosco solidario liderado por Venexos y un grupo de voluntarios

Delia Meneses

Las festividades en honor a San Pedro en Cámara de Lobos, Madeira, están enraizadas en la tradición y la identidad cultural de este concejo y son una referencia en la isla, con sus marchas populares en honor al santo y el tradicional espectáculo piromusical en la bahía. En medio de este escenario de fiesta, que atrae a miles de personas a esta localidad los últimos días del mes de junio, se abrió un espacio destinado a apoyar a Venezuela.

La receptividad de la vereadora de la cámara y del alcalde Pedro Coelho hacia la causa venezolana permitió que la organización Venexos estuviera presente en la fiesta de San Pedro para recaudar fondos destinados a la campaña de ayuda humanitaria.

Aura Rodríguez, responsable de Venexos en Madeira, explicó que el concejo cedió un quiosco que se bautizó como «barraca solidaria» para la venta de bebidas, dulces y pasapalos. El monto recaudado se utilizará para los gastos de envío de carga de medicinas desde Lisboa a Venezuela.

Venexos es una organización no gubernamental que presta apoyo a los venezolanos a través de la donación de alimentos y medicamentos, estableciendo acuerdos y alianzas con pequeñas instituciones y fundaciones que operan en el terreno logran llegar a quienes más lo necesitan.

«Todos los meses mandamos una carga con medicamentos. Algunas de las organizaciones beneficiadas, con las que tenemos contacto permanente son: Margarita Sonríe, la Tribu Azul, Manos de Vargas, La Pastillita de la Victoria, Fides Miranda, Mano Amiga, Lar Padre Joaquim Ferreira, hospital San Juan de Dios, hospital JM de los Ríos, Panabus, entre otros», precisa Rodríguez, quien agradece el apoyo de los voluntarios que se acercaron para apoyar en la logística, en la venta de los pasapalos y los que donaron tortas, galletas y otros insumos.

Además de la comida, se vendieron franelas y accesorios alusivos a Venezuela y se colocó una caja para recolectar medicamentos. Los más solicitados son los antibióticos pediátricos, antidiarreicos, insulina, antiespasmódicos, anticoagulantes, antialérgicos, esteroides, respiratorios, imunosupresores, vitaminas, entre otros.

«La necesidad es mucha y aunque estos aportes no solucionan el problema, que es muy complejo, son ayudas que llegan a quien más lo necesita. Actualmente, sobre todo en el interior del país, hay muchos niños afectados con enfermedades cutáneas producto de la mala alimentación y de la insalubridad», refiere Rodríguez.

La fiesta en honor a San Pedro no fue la excepción y estuvo colmada de venezolanos, como la mayoría de las festividades que se realizan en esta época por toda la isla. Muchos se acercaron a la barraca solidaria atraidos por el letrero que ofrecía tequeños y pastelitos, se alegraban con la iniciativa, conversaban con los voluntarios y luego compraban, para «matar saudades» pero sobre todo para ayudar.

Ana Cecilia Díaz y su hija Paola de Gouveia, dos de las voluntarias, apoyaron en la logística y en todo lo que hizo falta. Es su forma de colaborar con el país. «En Venezuela gritaba consignas, participaba en todas las marchas, tiré piedras, corrí. Aquí ayudo de esta forma. Si no se puede aportar monetariamente se ayuda con la presencia, dando de tu tiempo», dice Díaz, quien tiene un año y medio en la isla de Madeira.

La vida de ambas cambió radicalmente. Paola, de quince años, comenzó el décimo segundo año, ha hecho buenos amigos en la isla y ha encontrado muchas personas que la han apoyado. Ana Cecilia era visitador médico en Venezuela, aquí trabaja como empleada de limpieza en un hotel. «Es un trabajo fuerte pero permite ayudar a mi familia. Todos los meses les envio una caja con medicinas a mis papás y alguna otra cosa». Agradecen la tranquilidad que han ganado en Madeira de la que carecían en Cumaná, de donde salieron hace año y medio.

No hay comentarios

Leave a Reply