Columnistas

0 35

La autonomía del gobierno local, uno de los principales pilares de la democracia portuguesa y uno de los elementos más representativos de los logros de abril, ha sido fundamental en los últimos cuarenta años en el aumento del desarrollo sostenible del país y la promoción de la calidad de vida de las personas.