Variedades

0 239

Ingredientes

10 yemas de huevo

1 cuchara sopera de harina

1 cuchara sopera de azucar

1,5 lt de leche semidesnatada

Cáscaras de 2 limones

1 rama de canela

Preparación:

  1. En una olla (fuera del fuego), mezcle bien el azúcar y las yemas de huevo con una varilla de alambre.
  2. Agregue gradualmente la harina y revuelva bien.
  3. Mezcle la leche fría gradualmente.
  4. Llevar al fuego, agregando la cáscara de limón y la rama de canela. Llevar a ebullición sin dejar de remover, hasta que espese.
  5. Tan pronto como se espese, apague el fuego (si tienes grumos, use la varita mágica). Colóquelo en un recipiente bajo y deje enfriar.
  6. Espolvorea con azúcar y, usando una plancha de quemar para cocina (utensilio), queme el azúcar justo antes de servir.

0 36

Ingredientes    

8 huevos

500 grs. azúcar

1/2 litro leche

6 cucharadas soperas azúcar para el caramelo

 

Preparación

Hacer el caramelo con las 6 cucharadas de azúcar, en el molde donde vayamos a hacer el pudim.

Cuando tome un color dorado, se aparta del fuego y se impregna bien todo el molde, paredes, chimenea y fondo. Cuidado en este paso de no quemarnos con el caramelo líquido. Reservamos.

Se baten los 8 huevos con el azúcar. Se le añade la leche y se baten un poco más para mezclar bien. A ser posible no hacer demasiada espuma al batir, lo mejor es remover la mezcla y no batirla.

Vertemos la mezcla en el molde y lo cubrimos con papel aluminio para evitar que entre agua durante la cocción. Si el molde tuviera tapa, lo tapamos para mayor seguridad.

En una cacerola, en la que tendremos previamente agua a calentar, introducimos el molde, con cuidado que el agua no sobrepase la mitad del molde. Tapamos la cacerola y contamos 30 minutos a partir de que el agua comience a hervir. Si se hace en olla exprés, con 20 minutos a partir de que suba la válvula es suficiente.

Pasado este tiempo, pinchamos el pudim y si aún no estuviera lo dejamos 10 minutos más, por si acaso, hay que darle su tiempo.

Una vez listo, sacamos el molde de la cacerola y dejamos enfriar. Una vez frío, podemos pasarlo a la nevera un par de horas. Cuando haya enfriado completamente, desmoldamos en un plato hondo, ya que suelta mucho caramelo.