Variedades

0 1176

En la prevención está la clave para tener menos riesgo de accidente cerebrovascular

Ictus es un trastorno brusco de la circulación cerebral que altera la función de una determinada zona del cerebro. También conocido como “accidente cerebrovascular (ACV)”, el ictus puede producirse a cualquier edad, tanto por una disminución importante del flujo sanguíneo que recibe una parte del cerebro, como por la hemorragia originada por la rotura de un vaso cerebral.

En Venezuela, según el Anuario de Mortalidad del año 2011, publicado en enero de 2014 por el Ministerio del Poder Popular para la Salud, fallecieron por Enfermedades Cerebrovasculares un total de 11.052 personas (5547 hombres y 5505 mujeres, de los cuales 352 hombres y 292 mujeres eras menores de 45 años, en etapa productiva). Y por si fuera poco, se calcula que alrededor de 20.000 personas quedan discapacitadas anualmente a causa de un ACV.

Existen factores que pueden incrementar el riesgo de este padecimiento como son Hipertensión, Diabetes, Tabaquismo, Hipercolesterolemia, Arritmia Cardiaca, Sedentarismo y Signos de Alerta.

El cardiólogo intervencionista de la Clínica La Floresta y adjunto de la unidad de Hemodinamia del Hospital Pérez Carreño, Pedro Aguiar, aseguró que lo primero que tenemos que tener en cuenta es que un Ictus o ACV ocurre generalmente cuando se detiene el flujo sanguíneo que va al cerebro, bien sea por la producción de un coágulo que bloquea un vaso sanguíneo en el cerebro o por la ruptura de un vaso sanguíneo que sangra hacia dentro del cerebro. “En este caso, se estaría hablando de un ataque cerebral isquémico o de un ataque cerebral hemorrágico”, aclara Aguiar.

La incidencia de la isquemia cerebral afecta aproximadamente a un 80 – 85% de los casos y entre un 15 y 20% son por ataque cerebral hemorrágico. Aunque los síntomas aparecen de forma brusca, existen alertas que podrían salvar tu vida entre las que se encuentran: Dificultad de movimiento; Hormigueo; Trastorno de sensibilidad en una parte del cuerpo; Problemas visión; y dificultad del habla y comprensión.

En la prevención está la clave para tener menos riesgo de accidente cerebrovascular y esto se consigue en controlar los factores de riesgo, además de realizar ejercicios físicos con regularidad, llevar una dieta sana, abandonar el cigarrillo y en pacientes diagnosticados con arritmia, seguir el tratamiento anticoagulante.

0 1244

Cada día nos volvemos más dependientes de nuestros celulares, por eso te traemos algunas de las aplicaciones que debes tener para hacer del Smartphone tu mejor compañero

Hace unos años, cuando llegaron los teléfonos inteligentes a nuestras vidas creíamos que no habría nada mejor que eso.

0 1489

¿A cuántos de nosotros nos encanta ver el cielo? Como seguramente somos muchos los amantes de este, qué mejor que tener a la mano un calendario de los eventos más importantes que registrarán nuestros cielos en este 2015.

0 956

Una de las ciencias que, particularmente más me llama la atención, es justamente esa que se dedica a buscar la manera de generar energía limpia sin perjudicar al Planeta, y es justo por eso, que al momento de leer sobre los globos flotantes solares, se disparó mi atención.

0 1010

La vida cambia para siempre en cuanto nos convertimos en padres: empezamos una jornada única con cada hijo y a medida que crecen les enseñamos y transmitimos mensajes de diferentes maneras. Dichos mensajes pueden ser poderosos al momento de compartir un principio o al hacerles cumplir ciertas reglas. Sin embargo, muchas veces pasamos por alto el hecho de que el modo en que reciben estos mensajes afecta su disposición para obedecer, entender y sentir el deseo de hacer lo que es correcto. Además de influenciar la manera en que actúan, también moldeamos la personalidad de nuestros hijos.

Cualquier mensaje que damos a nuestros hijos queda registrado para siempre no solo en su mente, sino en su corazón. Si queremos criar hijos felices, saludables y estables, por consiguiente, podemos poner en práctica las mejores virtudes, a fin de brindarles ejemplos favorables y sinceros, que los hagan sentir valiosos y queridos, como verdaderamente son.

Los mensajes positivos son expresiones que debemos desarrollar como progenitores porque tienen grandes recompensas con los hijos y la familia en general, ya que incrementan la armonía en el hogar. Algunos ejemplos de mensajes positivos son el aprecio por el trabajo que hacen, la actitud ante el estudio o las buenas calificaciones que logran. Si eres un padre de pocas palabras podrías escribir una nota o dar un abrazo a tu hijo cuando logra algo por mérito propio, dado que esto habla más fuerte que las palabras en algunas ocasiones, y es muy válido para el niño que lo recibe. Existen buenos resultados cuando los padres utilizan mensajes positivos, porque los hijos se sienten más dispuestos a cumplir con sus responsabilidades, establecen vínculos duraderos con sus padres y hermanos; aprenden además a divertirse de forma sana al tiempo que desarrollan buenos sentimientos hacia los demás.

Existe una variedad de mensajes negativos que de forma consciente o inconsciente pueden salir de nosotros hacia nuestros hijos y herirlos emocional, psicológica o verbalmente. Algunos ejemplos son el uso de palabras que destruyen la autoestima, la imposición autoritaria de consecuencias o castigos sin ninguna explicación o diálogo al respecto; la expresión de malos sentimientos y pensamientos. Es necesario que como padres cuidemos los mensajes negativos que podríamos comunicar a nuestros hijos porque los resultados son, también, perjudiciales. Algunos hijos tienden a dudar de su valor individual, pueden perder la autoconfianza e incluso demostrar conductas inadecuadas no solo en el hogar, sino en otros ambientes, como la escuela y otros lugares de recreación.

0 797

¿Cuántas veces ha utilizado usted el término “googlear” (guglear en español)? Muchas seguramente, sin saber o imaginarse que el mismo está permitido oficialmente desde el 2008, cuando la Sociedad Americana de Dialectos eligió el verbo “to google” como el verbo más útil de 2008.