Centro Portugués mantiene su rutina pero refuerza la seguridad

Centro Portugués mantiene su rutina pero refuerza la seguridad

0 284

El presidente de la institución pidió que el pánico no se instale en la comunidad portuguesa

Delia Meneses

En junio el Centro Portugués de Caracas celebra 61 años de fundado. Este club, emblema de la comunidad portuguesa en Venezuela, ha sido un verdadero refugio dentro de la convulsionada ciudad para las dos mil familias asociadas. En sus instalaciones los lusovenezuelanos encuentran todo lo necesario para pasar un día en tranquilidad y confort: piscinas, salas de juegos, instalaciones deportivas, biblioteca, sala de exposiciones, restaurantes y bares.

La semana pasada, unas cinco decenas de venezolanos protestaron ante el Consulado General de Portugal en Caracas para exigir al gobierno portugués el desbloqueo de 1.543 millones de euros que están retenidos en Novo Banco. Esta situación, unida a algunas amenazas a traves de las redes sociales, sobre una hipotética toma del Centro Portugués, están generando incertidumbre y temores entre los socios. Es por eso que evitan hablar sobre ciertos temas tanto dentro como fuera del club.

El actual presidente de la junta directiva de la institución, Juan Ricardo Ferreira, dijo que aunque las personas están un poco prevenidas y precavidas, el número de asociados que hacen vida a diario en el centro, unos 800, no ha disminuido en los últimos días.

«Todavía tenemos una gran cantidad de actividades en el Centro Portugués, tanto culturales como deportivas, para nuestros jóvenes, niños y ancianos. Los socios tienen la necesidad de asistir a ésta que es su casa para realizar esas actividades y también para distraerse, en medio de las dificultades que estamos atravesando».

«La situación en Venezuela es de alto riesgo, no sólo para los portugueses, para todos los venezolanos, constantemente tenemos temor a la delincuencia  y a otros factores externos de violencia, pero no podemos paralizar nuestras vidas, tenemos que seguir trabajando, estudiando, llevando adelante a nuestras familias y hogares».

Ferreira pidió que el pánico no se instale en la comunidad portuguesa y aclaró que la institución no tiene nada que ver con los bancos portugueses, y mucho menos con las medidas tomadas por los gobiernos de otros países. «Mal podíamos recibir las consecuencias de cualquier amenaza».

Sin embargo, tomó la decisión de reforzar las instalaciones del club debido a una cuestión de cautela y prevención. «Estas medidas serán tomadas con personal que contratamos desde hace años, empresas externas que tienen especialistas en seguridad, con ellos vamos a reforzar la seguridad en las instalaciones del club».

El Centro Portugués de Caracas es una asociación civil, que se debe a los intereses de sus socios, es un lugar de encuentro para la comunidad lusa. No es una entidad gubernamental pues no responde a los intereses del gobierno portugués ni está vinculado con sus instituciones diplomáticas.

No hay comentarios

Leave a Reply