Centros sociales elaboran protocolos sanitarios con apoyo de especialistas

Los clubes recreacionales ya cumplieron cuatro meses cerrados por la pandemia y libran una batalla titánica para honrar sus compromisos

0
360

Delia Meneses

Desde el 12 de marzo los clubes recreacionales de Venezuela permanecen cerrados por la pandemia del Covid-19. En estos cinco meses han luchado por mantener sus instalaciones en buen estado, respetar el pago de sus empleados y colaboradores y frenar los índices de morosidad. «No ha sido fácil», afirma el presidente del Centro Portugués de Caracas, Juan Ricardo Ferreira. «Es una situación inédita pues el club se debe a los socios, al compartir, a los niños, a los jóvenes, a las canchas. Y lo que viene será diferente».

La dificultad del momento ha llevado a que los directivos de los centros que forman parte de la Asociación Venezolana de Clubes Recreacionales (AVCR) se reúnan semanalmente y hasta dos veces por semana. «Estamos siguiendo pautas, ayudándonos entre todos, ha sido un trabajo de la mano», agradece Ferreira a Raúl Cohen, actual presidente de la AVCR.

Lo que viene será aprender a convivir con la pandemia. Por eso, y aunque aún no tienen fecha de reapertura, los clubes ya preparan sus protocolos sanitarios de reinicio de actividades. En el caso del Centro Portugués se formó una comisión integrada por miembros de la junta directiva y algunos médicos que son socios del club. «Ellos nos están dando orientaciones sobre la forma en la que vamos a volver a abrir, porque la pandemia nos cambió todo. Tenemos muchas ganas de reencontrarnos con los socios».

Cohen adelantó que será necesario mantener la distancia social, usar tapabocas, y medir la temperatura a los socios antes de ingresar. «El que tenga más de 37,5 no podrá entrar y tendrá que entender». Aseguran que la apertura será con responsabilidad.

«Hemos tenido reuniones con epidemiólogos, y coinciden en que es un riesgo alto abrir mientras la pandemia no tenga una curva plana, queremos ser parte de la solución y no del problema», agrega Cohen. Además necesitan la autorización de las autoridades locales y del Ejecutivo Nacional.

Ferreira explica que han aprovechado el momento para hacer trabajos que, con los socios en el club, son complicados de ejecutar. Se realizó el mantenimiento preventivo en los pozos de la salida 45 y en el área de administración, incluyendo sus respectivas bombas. Se pintó y se instaló iluminación led en el techo de la cancha número 1 de las Bolas Criollas y, de forma simultánea, en las áreas adyacentes (bases, muros, paredes y gradas), entre otras reparaciones.

«Somos conscientes de que son tiempos difíciles, pero no por ello podemos descuidar el mantenimiento, cuidado y funcionamiento de nuestra segunda casa. El club no puede abandonarse y una de las cosas que queremos es que cuando los socios regresen lo encuentren mejor que cuando se fueron», dice Ferreira.

El presidente del CPC admite que históricamente la morosidad actual es la más alta que han tenido. «Somos un club de morosidad baja, tenemos socios muy comprometidos, pero la situación económica no está ayudando a nadie. En estos últimos tres meses de cuarentena se ha sentido la diferencia y el impacto en socios que no han pagado con la regularidad que lo hacían».

Agrega que han buscado todos los mecanismos posibles de acercarles la fórmula de pago. «Tenemos el link de consulta, por ahí pueden pagar; la mensajería por WhatsApp para preguntar sus saldos y enviar el comprobante de pago. Hemos implementado jornadas especiales de pago presencial con toda la cautela del caso, pues algunos socios prefieren pagar en la caja y que le den el recibo inmediatamente».

Cohen admite que no es fácil pagar un trimestre de un club que no usaste, pero apela a los socios a que vean el pago como un compromiso y no como una obligación. Resalta que el Centro Portugués ha sido un ejemplo de esfuerzo, constancia y dedicación.

«No podemos cerrar hasta el infinito porque todo tiene un límite y no podemos esperar mucho tiempo más», asegura Cohen. Es la misma opinión de Arlenis Gonzalez: «De alguna manera debemos reiniciar con los protocolos de seguridad, los concesionarios tenemos compromisos ya impagables».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here