Clases de portugués no poseen suficientes profesores para cubrir la demanda...

Clases de portugués no poseen suficientes profesores para cubrir la demanda estudiantil

0 81

Actualmente varias instituciones académicas no disponen con un gran número de docentes para cubrir todas las clases

Oscar Sayago 

Venezuela vive un crecimiento exponencial en la enseñanza del portugués, que se extiende por todo el territorio nacional. Actualmente, más de 30 lugares imparten clases de portugués, esto sin contar las diferentes aulas que poseen el apoyo del Instituto Camões y del gobierno brasileño, que aumenta el rango de enseñanza.

Sin embargo, no se puede obviar el gran número de habitantes que se está marchando del país en busca de nuevas posibilidades; de esta diáspora se puede contar a un buen número de profesores de todas las ramas educativas. Cifras oficiales publicadas por el “Movimiento Magisterial de Educadores”, afirman que a principios de enero del año en curso, el 30% de educadores en instituciones públicas se marcharon del país. Por su parte, la Asociación Venezolana de Educación Católica (Avec) estima que el 45% de los educadores en el estado Zulia se han marchado del país.

Para conocer más a fondo sobre la situación actual de los profesores de portugués que se han marchado del país, el CORREIO conversó con diferentes educadores e instituciones para tener un porcentaje más cercano a la realidad.

En primera instancia, el profesor David Pinho, director de la Asociación Venezolana para la Enseñanza de la Lengua Portuguesa (AVELP), coordinador de numerosas aulas de portugués y docente desde hace más de 30 años en el Colegio Nuestra Señora de Fátima, nos comentó de cómo algunas instituciones viven el déficit de profesores.

Primero, cabe acotar que el incremento de estudiantes de portugués ha aumentado exponencialmente, varias instituciones como el Colegio San Agustín o el Centro Portugués muestran un índice elevado de alumnos. En la ciudad capital, se ha registrado muy poca desistencia por parte de los alumnos, cifras casi escasas rondan el 10 % y 15% de estudiantes que abandonan los cursos de portugués.

Pero a la vez que la demanda de estudiantes sube, el número de docentes de portugués decrece. “Actualmente el número de maestro ha decrecido considerablemente. Hay varias instituciones que no cuentan con los textos apropiados ni con los manuales para dar clases; además, el hecho de que sacar una fotocopia sea tan caro dificulta la labor de proporcionar buen material a los estudiantes” expresó Pinho.

Actualmente, el Colegio Nuestra Señora de Fátima cuenta con un aproximado de 27 docentes, que imparten clases en diversas materias. Este número se ha visto atacado por los bajos salarios, que día a día no se ajustan a la realidad del país por diversos factores. Dicho esto, muchas de las matrículas de los colegios se ven manipuladas por la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundee), que ponen de manera arbitraria los precios estipulados bajo la ley.

“Es lamentable, pero cada día se vuelve más complicado ser docente, hemos llegado a un punto que no es un trabajo rentable. Sin contar el hecho de que muchas instituciones se ven en apuros y en varios casos no reciben ningún tipo de ayuda económica para respaldar a sus trabajadores”, finalizó Pinho.

UCV y Pro Idiomas

La Prof. Digna Tovar, encargada de los cursos de portugués en “Pro Idiomas” y coordinadora del departamento de portugués de la Escuela de Idiomas Modernos en la UCV, habló sobre cómo los alumnos y docentes viven su día a día en las instituciones.

“Este año ha sido un año muy difícil, hemos experimentado una reducción cruenta de público en todos los cursos. El quórum empezó a reducirse desde mayo y ha decaído de una manera contundente; se han reducido los cursos porque es difícil encontrar profesores. Por otra parte, los muchachos que tienen cierto nivel del idioma se van del país, sin importar que estén completamente preparados”, expresó la coordinadora.

En el caso de Pro Idiomas la disminución en sus cursos ha sido contundente, teniendo aulas repletas de estudiantes y ahora contando con pocos alumnos. “La reducción ha sido durada, antes teníamos 8 cursos de portugués con un promedio de 38 personas, ahora tenemos 3 cursos con un aproximado de 12 alumnos cada uno. Inglés antes tenía 20 cursos, ahora está en ocho clases, y tuvimos que cerrar los cursos de francés e italiano por falta de docentes, la inflación se devora los cursos” destacó Tovar.

En estas circunstancias, Pro Idiomas ha buscado diferentes herramientas para llegarle a los jóvenes, de esta forma, abrieron una modalidad online en donde los estudiantes pueden ver clases desde la comodidad de su hogar.

Tovar desempeña como docente en la Universidad Central desde hace 18 años, y afirma que el decrecimiento estudiantil en la escuela de idiomas ha crecido considerablemente. “El flujo de estudiantes en la escuela ha bajado alrededor de un 30% , además se han ido bastantes profesores. Muchos estudiantes de los primeros años se quedan, pero los que ya tienen más tiempo se van a buscar nuevas oportunidades”.

Maestros de portugués en el interior

Las clases de portugués en el interior del país han tenido una gran aceptación por el público. En el estado Falcón, la Coordinadora de los cursos de la Asociación Mulher Migrante en Punto Fijo, la profesora Maria Ruela, conversó con el CORREIO sobre la situación actual de los cursos de portugués en la región.

En Punto Fijo se ha visto un interés particular por los cursos de portugués, entre los interesados destacan niños, jóvenes y adultos. El número de participantes oscila entre 40 a 60 personas.

Aunque el quórum por curso es contundente, Ruela afirma que varios de los estudiantes no pueden terminar el curso. “Por lo general solo la mitad de los estudiantes terminan las clases. Hay varios factores que influyen en esto, por decir algunos, la materia se les dificulta ó el hecho de que las clases puedan ser en horario nocturno, dificulta la agenda de los alumnos”.

Aunque hay bastante demanda por parte de los alumnos, algo que resulta un impedimento es el hecho de que no hay suficientes profesores de portugués para cubrir la demanda; Ruela afirmó que actualmente cuentan solo con dos maestros, aunque se encuentran en la búsqueda de más profesionales.

Por otra parte, un factor que es grave son los bajos salarios de los maestros, que han logrado alejarlos de su labor para buscar otros oficios. “Los profesores que están con nosotros cobran una ayuda adicional, también los mismos estudiantes colaboran con ellos y con esto se han podido mantener algunos docentes. No queremos que se pierde el idioma portugués, por eso intentamos dar un apoyo extra”, expresó la profesora.

También está el caso del Prof. Danny Pereira, que imparte cursos de Portugués en la ciudad de Valencia, específicamente en el Centro Social Madeirense y en el Instituto Cultural Británico. Danny nos comentó sobre cómo ha sido el flujo en las aulas de clase.

“El flujo en las clases han estado muy bien, este año se ha mantenido el nivel de alumnos, tengo alrededor de 100 estudiantes sin contar a los particulares. Entre los profesores del CSM tenemos alrededor de 200 alumnos”, expresó Pereira.

También afirma que la mitad de los alumnos no pueden finalizar el curso, principalmente porque buscan nuevas oportunidades en otros países. Sin embargo, Danny ve la situación actual de Venezuela como una oportunidad para surgir.

“Antes habían más profesores en las instituciones, pero pienso que se le puede sacar provecho a la situación, ya que como docente tenemos más oportunidades de trabajo y de innovar en el área con metodologías nuevas”, explicó Pereira.

De igual forma, afirma que una de las cosas que lo ayudan a sustentarse son sus alumnos particulares. “Las clases particulares me ayudan a mantenerme, ya que tengo la oportunidad de poner un precio por mis clases que vayan acorde con la situación del país. Lamentablemente las clases grupales y en los clubes no son suficientes, ya que la hiperinflación es grande y no se puede seguir el paso”.

NO COMMENTS

Leave a Reply