Club Sport Marítimo de Venezuela: el recordado tetracampeón

Club Sport Marítimo de Venezuela: el recordado tetracampeón

0 84

En el año de 1957 un grupo de portugueses liderado por Antonio Firmino Barros y Artur Brandão Campos, decidieron formar un equipo de fútbol para matar el tiempo y recordar la patria. Lo llamaron “Deportivo Tina” pero su decisión no dudaría mucho tiempo. En las calles caraqueñas en “Cauchos Brauc” de Santa Mónica, y debido a que la gran mayoría de los futbolistas del equipo eran adeptos al Marítimo de Madeira, un día 01/05/1959, cambiaron el nombre de “TIUNA” y fue así que nació  Club Sport Marítimo De Venezuela, una de las instituciones mas importantes de la historia del fútbol criollo.

Después de un bonito paso por el fútbol amateur caraqueño, donde consiguieron buenas participaciones en el “Torneo Ibérico”  (el torneo de fútbol amateur mas importante y antiguo de Venezuela) Un titulo de campeón Distrital de la Asociación del Estado Miranda en 1977, en el año 1981 el club viajo por primera vez a Madeira, Una visita en la cual enfrento a los tres grandes clubes del fútbol madeirense. La oportunidad fue aprovechada también para convertir al equipo venezolano en la filiar N.-6 a nivel mundial del club del Almirante Reis.

En 1985 y después de la desaparición del Deportivo Portugués, un grupo de maritimistas liderado por Mario Pereira (ex-jugador del club), tomaron la decisión de dar el salto y “atacar” el fútbol profesional. El equipo fue inscrito en segunda división y reciclo mucho de los recursos humanos del desaparecido Deportivo Portugués (entre ellos el Técnico Rafa Santana y algunos atletas), arrasando desde el principio del campeonato y conquistando el ascenso, invictos dejando un record de 28 juegos sin perder.

El equipo en el campo daba  espectáculo y no encontraba rival en el campeonato de segunda. Periodistas y adeptos de otros clubes capitalinos comenzaron a quedar sorprendidos : ¿De donde fue que salio este equipo ?. Comenzó a crecer una onda de entusiasmo alrededor del club y cada encuentro disputado en la condición de local, fue convertido en una fiesta de afirmación de la nacionalidad lusitana. Familias enteras de luso-venezolanos volvían a tener un equipo que los llenaba de orgullo cada vez llenaban mas el estadio con asistencias que rodaban casi los 15 mil espectadores, cifras impensables para equipos de la capital de un país que no llevaba mas de dos o tres mil personas por juego.

Para luego las avalanchas humanas de los juegos “caseros”, los adeptos maritimistas comenzaron a seguir a su equipo por todo el país, alquilando autobuses para acompañar a las delegaciones al interior. Primero uno, después dos, después tres. En la última jornada como visitante cuando la subida a primera estaba casi conformada matemáticamente, nueve autobuses fueron hasta la ciudad de Barquisimeto pintando literalmente de rojiVerde, en una manifestación de apoyo de la hinchada poco común en aquellos tiempos hasta para juegos de primera división.

Ya en la primera división el “fenómeno Marítimo” continuo a crecer sin parar rafa Santana en el campo Mario Pereira en el escritorio, supieron escoger con presicion cirurgica un buen lote de refuerzos de calidad, muchos de ellos “olvidados” en  sus clubes de   origen, que dieron al plantel del Marítimo el empujón primordial que era preciso para mantener la mística vencedora en la escalera mayor de nuestro fútbol. Fue entonces que llegaron jugadores de nivel como Daniel Nicolak, Franco Rizzi, Héctor Rivas, Pedro Acosta, Herberth Márquez, entre otros futbolistas que permanecieron en el club por años y fue construyendo una espina dorsal de mística y calidad, que reforzada en temporadas siguientes con algunos otros jugadores, dieron al club una base sólida que fue la principal razón de las victorias rojiverdes.

Los juegos del equipo pasaron a ser auténticos encuentros populares de música portuguesa, alegría y color, sin olvidar las comidas y bebidas tradicionales de Madeira. Ir al Marítimo, paso a ser costumbre de muchas familias lusas que hacían del estadio un punto de confraternidad con amigos y vecinos de su tierra. Dentro del campo el equipo daba solos alegrías. Pero Los triunfos del Marítimo hicieron que los adeptos del club no fueran solo portugueses, y muchísimos venezolanos adoptaron los colores “rojiverde” como su “equipo de corazón”

En 10 participaciones en primera división el CS Marítimo estableció un ciclo de vencedor que llevo a su sede en Los Chorros, cuatro tazas de Campeón Nacional (87-88-90 y 93), llegando a disputar el torneo más importante de Sudamérica (Copa Libertadores de América) en cinco ocasiones.

Solo una vez el CS Marítimo clasifico por debajo del tercer lugar, ganando los enfrentamientos directos con casi toda la totalidad de los equipos que enfrento en su trajinar por primera división. Su arquero Daniel Nikolac estableció un record de imbatibilidad todavía vigente, entre otros hechos brillantes. Participo con honra y belleza en el torneo autonomía 1987 derrotando al Unión y empatando con Nacional, solo conociendo la derrota frente a Marítimo de Madeira.

Pero en 1994 la acumulación de varios errores de gerencia llevo al equipo a una crisis financiera terrible, que obligo a club luso-venezolano a dejar salir algunas de sus figuras y constituir u plantel para la temporada 94-95 con mucha gente joven. Para agravar la situación, los dueños del estadio donde el Marítimo efectuaría sus juegos como equipo casero, subieron los costos del alquiler y precios impagables, obligando al club a mudar su sede a las afueras de la capital, en una ciudad satélite conocida como Guatire.

A  pesar de todas  las complicaciones el equipo maritimista hizo apego a su conocida garra y mística ganadora y consiguió ganar un puesto en la etapa final del campeonato ; El hexagonal “ modalidad impuesta por la liga por primera y única vez para disputar el campeonato en aquella temporada.

Allí inicio una cadena de hechos que llevaron al Marítimo a una desaparición. La liga no acepto el estadio “Guido Blanco” de Guatire donde el Marítimo hizo sus juegos en aquel campeonato, por considerar que no tenía “las condiciones mínimas para juegos de la etapa final”. Las autoridades de la Liga presididas por Laureano González (dirigente que públicamente declaro su inconformidad con la existencia en la primera división de clubes de origen extranjero), fueron inflexibles, pero antes y después de este caso se acepto jugar en estadios mucho mas inseguros e instalaciones menos adecuadas con exigencias de primera división, que el estadio de los “RojiVerdes”.

El Marítimo quedo así privado de poder luchar en la fase mas importante del torneo, en aquella que dictaría el campeón  y los clasificados para las pruebas internacionales, en aquella que permitiría al club  recuperarse de su crisis, Sintiéndose perseguidos y leccionados sus derechos, los dirigentes decidieron llevar el caso a tribunales civiles, y así Marítimo fue castigado por la FIFA, descendiendo a segunda división y fuertemente multado.

La junta directiva frente a este escenario funesto, decidió dar por terminado el equipo profesional, entregando los pases a los jugadores y cerrando las puertas en el verano de 1995. Acabada así abruptamente la historia del mejor club de siempre en el fútbol criollo. El vació que dejo este equipo no fue llenado por nadie, y son muchos, no solo portugueses, los que esperan que algún día, las gloriosas camisetas “RojiVerdes” vuelvan a ser vistas en los estadios venezolanos, y la quinta estrella sea puesta encima del emblema. Ojala así suceda.

 

Palmarés del C.S. Marítimo de Venezuela

 

Profesional:

4 Campeonatos Nacionales (86-87,87-88, 89-90 e 92-93)

1 Copa Venezuela (1988)

5 Presencias en Copa Libertadores (1988,1989, 1991, 1992 e 1994)

1 Campeonato Nacional da 2° División (1985)

Record de Imbatibilidad en 2° División (28 juegos 1985)

2 Trofeos de  “Mejor Goleador” (Hérberth Márquez: 19 goles en 89-90 e 21 goles en 92-93)

Record de más minutos sin sufrir goles (Daniel Nikolac 970 Min. 03.05.1987-21.06.1987)

 

Amateur:

1 Copa Sucre (1976)

1 Campeonato Distrital do Estado Miranda (1977)

 

Juvenil:

1 Campeón Nacional de sub.-20 (94-95)

1 Campeón do Distrito Federal de sub.-18 (1986)

 

Editor - Jefe de Redacción / Periodista sferreira@correiodevenezuela.com Egresado de la Universidad Católica Andrés Bello como Licenciado en Comunicación Social, mención periodismo, con mención honorífica Cum Laude. Inició su formación profesional como redactor de las publicaciones digitales “Factum” y “Business & Management”, además de ser colaborador para la revista “Bowling al día” y el diario El Nacional. Forma parte del equipo del CORREIO da Venezuela desde el año 2009, desempeñándose como periodista, editor, jefe de redacción y coordinador general. El trabajo en nuestro medio lo ha alternado con cursos en Community Management, lo que le ha permitido llevar las cuentas de diferentes empresas. En el año 2012 debutó como diseñador de joyas con su marca Pistacho's Accesorios y un año más tarde creó la Fundación Manos de Esperanza, en pro de la lucha contra el cáncer infantil en Venezuela. En 2013 fungió como director de Comunicaciones del Premio Torbellino Flamenco. Actualmente, además de ser el Editor de nuestro medio y corresponsal del Diário de Notícias da Madeira, también funge como el encargado de las Comunicaciones Culturales de la Asociación Civil Centro Portugués.

NO COMMENTS

Leave a Reply