Cónsul visitó a portugueses en El Jarillo

0
353

Una vez más el Cónsul de Portugal en Caracas, Licinio Bingre do Amaral, demostró la vocación de servicio que lo ha caracterizado desde su llegada al país. La semana pasada, la autoridad consular realizó una visita a la comunidad portuguesa radicada en El Jarillo, estado Miranda; contacto que le permitió conocer la realidad de ciudadanos y comerciantes, así como también de los tradicionales agricultores y floricultores lusitanos que hacen vida en la localidad. Recuérdese que previamente, en el mes de mayo, el Cónsul realizó una visita similar a la comunidad de San Pedro de Los Altos y San Antonio de Los Altos, donde se reunió con empresarios del sector agrícola, avícola y comerciantes, y además observó los avances de la réplica moderna del Santuario de Nuestra Señora de Fátima.

Las visitas realizadas por el Cónsul luso, vienen al encuentro de sus primeras declaraciones cuando llegó a Venezuela: “Quiero optimizar los servicios y estar siempre cerca de la comunidad”. Con una visión clara y objetivos trazados, la autoridad comenzó su proceso de aproximación antes de su viaje a Venezuela, sosteniendo contactos con las autoridades criollas en tierras lusitanas e, incluso, con el presidente del Gobierno Regional de Madeira, Miguel Albuquerque, dada la gran comunidad madeirense residente en el país. Sus primeros días en la nación de Simón Bolívar no fueron diferentes: se dispuso a entender el fenómeno Venezuela y a establecer vínculos con los portugueses residentes en el país, a fin de conocer sus realidades, problemáticas y necesidades.

Desde esos primeros tiempos, entre momentos de convulsión política  en Venezuela y una alta demanda de los servicios consulares lusos en la institución, Licinio do Amaral no se ha dejado aminorar ante las adversidades y ha dado pasos firmes en la prestación de servicios a la comunidad luso-venezolana, a través de algunas reformas en la dinámica del Consulado y la reactivación de las jornadas consulares no sólo en su jurisdicción nacional, sino también en el conjunto de islas que están bajo su responsabilidad. Con cada nueva jornada consular o contacto comunitario, la autoridad no deja de asombrarse.

“Quedo sorprendido con la capacidad de resistencia de los portugueses, su fuerza de trabajo y la insistencia en querer continuar en Venezuela, luchando por el bienestar del país y de sus familias. También me sorprendió su capacidad de adaptación a las nuevas circunstancias de Venezuela y el mundo debido a la pandemia, ya que en algunas zonas donde tradicionalmente se cultivaban flores, ahora se cultivan vegetales y hortalizas de todo tipo” explicó el Cónsul General de Portugal en Caracas, quien estuvo acompañado por varios miembros destacados de la comunidad lusitana local.

Bingre do Amaral valora positivamente la presencia lusitana en la sociedad venezolana, asegurando que durante su visita a El Jarillo verificó la presencia de muchas familias con miembros de su entorno emigrados a Portugal y España. “Casi todos emigraron de Madeira a Venezuela en la década de los setenta y se dedicaron a trabajar la tierra desde su llegada. Ahora ya son las segundas y terceras generaciones quienes continuar la labor, mezclándose con los nativos de la localidad. Son personas bien integradas y queridas por todos, teniendo un papel primordial en la economía local” sancionó.

Si bien es cierto que varias autoridades han promovido jornadas consulares en el pasado, el pro activismo del actual Cónsul portugués y su visita en medio de tiempos pandémicos genera sorpresa en el seno de la comunidad. Tal fue el caso de Manuel Santos, quien asegura ser la primera vez que ve a una autoridad portuguesa en El Jarillo. “Aquí somos muchos trabajando la agricultura. Hacemos lo que podemos, dadas las circunstancias de la pandemia” afirma el ciudadano, para quien la inseguridad continúa siendo uno de los principales problemas de la zona, a pesar de reconocer el empeño de los cuerpos policiales para combatir este pesar.

Manuel dos Santos dijo conocer las buenas intenciones del Gobierno de Portugal en lo referente a los precios y facilidades de las servicios consulares en Venezuela, aprovechando la ocasión para pedir ayuda al Cónsul lusitano en el trámite de los documentos portugueses para los miembros de su familia. “Aquí en casa somos 22 personas y apenas mi esposa y yo somos portugueses, nacidos en Madeira. Quiero que mis hijos y mis nietos también sean portugueses” concluyó.

Nelson Nunes, empresario proveniente de Santa Cruz de Madeira  y uno de los responsables de la construcción del Santuario de Fátima en los Altos Mirandinos, reconoce la sensibilidad del cónsul en conocer y mantenerse próximo de la comunidad. “Las personas se sienten orgullosas de ser portuguesas y admiran la actitud del diplomático en querer saber lo que hacen, como lo hacen y como están sus familias. Los ciudadanos aprovechan para hacer consultas sobre los servicios consulares y trámites asociados; en el caso concreto de ésta última visita, fue curioso que la mayoría de las personas centraron su inquietud en saber sobre los vuelos de conexión con Portugal. En línea general, las personas agradecen y algunas hasta manifiestan cierto “espanto” positivo en el interés de Portugal en su bienestar en tierras venezolanas” explicó Nunes.

Artículo anteriorEvalúan retomar jornadas consulares en el interior de Venezuela
Artículo siguienteMIG DAH debuta con “Lover in Beirut”
Editor - Jefe de Redacción / Periodista sferreira@correiodevenezuela.com Egresado de la Universidad Católica Andrés Bello como Licenciado en Comunicación Social, mención periodismo, con mención honorífica Cum Laude. Inició su formación profesional como redactor de las publicaciones digitales “Factum” y “Business & Management”, además de ser colaborador para la revista “Bowling al día” y el diario El Nacional. Forma parte del equipo del CORREIO da Venezuela desde el año 2009, desempeñándose como periodista, editor, jefe de redacción y coordinador general. El trabajo en nuestro medio lo ha alternado con cursos en Community Management, lo que le ha permitido llevar las cuentas de diferentes empresas. En el año 2012 debutó como diseñador de joyas con su marca Pistacho's Accesorios y un año más tarde creó la Fundación Manos de Esperanza, en pro de la lucha contra el cáncer infantil en Venezuela. En 2013 fungió como director de Comunicaciones del Premio Torbellino Flamenco. Actualmente, además de ser el Editor de nuestro medio y corresponsal del Diário de Notícias da Madeira, también funge como el encargado de las Comunicaciones Culturales de la Asociación Civil Centro Portugués.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here