Cristiano Neto: una pandero comprometido con Venezuela

Cristiano Neto: una pandero comprometido con Venezuela

0 324

Con 82 años de edad, éste portugués nacido en Coímbra continúa dando lo mejor de sí mismo para que nunca falte el pan en las mesas de los ciudadanos caraqueños

Sergio Ferreira / Con Agencia Lusa

Para nadie es un secreto que una importante parte de los empresarios que conforma la comunidad portuguesa en Venezuela se dedicaron a la industria de la panadería y pastelería. Tal es el punto que al día de hoy son pocos los venezolanos que se dedican a éste negocio e, incluso, es común escuchar a criollos intentando emitir con cariño el acento lusitano al entrar a uno de estos establecimientos a pedir una barra de pan.

Uno de estos ciudadanos portugueses que ha dedicado su vida a la producción del preciado bien alimenticio es Cristiano Neto, quien actualmente cuenta con una de las mayores panaderías de Caracas, produciendo aproximadamente más de 300 mil barras de pan por mes.

Cristiano Sousa Neto nació en Coimbra, pero es en Anadia que tiene su propiedad donde va a descansar unas tres veces al año. Tiene 82 años, pero no parece tener más de 70. Ágil, decidido, de rápido raciocinio. Con dos juegos de llaves en mano siempre está dando órdenes. Dos de sus hijos ayudan en éste negocio familiar, demostrando también su compromiso con Venezuela.

Llegó a Caracas con sólo 17 años y el primer empleo que consiguió a su llegada fue distribuir pan con una moto. Cuatro años después ya había entendido cómo funcionaba el negocio y abrió su primera panadería. Se llamaba “Los Nietos”. En 1967, con treinta años, abrió “La Rosita”, en la zona de Campiña, al este de Caracas.

Comenzó vendiendo pan, pero con el tiempo fue ampliando el espacio: hoy es un área enorme, con dos hornos de 14 metros, traídos desde São de Ramalhos, Águeda – Portugal, que hacen 300 panes en media hora. Tiene una auténtica línea de montaje, con algunos empleados haciendo la masa, otros armando el pan, otros colocando en bandejas y otros junto a los hornos. En total son 34 empleados.

Los hornos empiezan a funcionar a las 02:00 de la madrugada y sólo se desconectan alrededor de las 08:00 de la noche. Están siempre produciendo pan durante todo el día. Gasta entre 55 y 60 sacos de 50 kilos de harina al día. Son miles de panes los que diariamente produce para que lleguen a la mesa de los venezolanos.

«¡Nunca sobra pan! Hay siempre filas de gente en la calle. Ayer llegó un camión cargado de levadura que alcanza para todo un año. Harina tengo cantidad para todo un mes. Sólo una vez en todos estos años tuvimos falta de material para producir. Y fueron sólo dos días» explica el ciudadano lusitano, mostrando su orgullo por saber sortear la escasez de materias primas que afecta a gran parte de las panaderías caraqueñas.

Sobre la situación que existe en Venezuela, el portugués se entristece por el hambre que ve reflejada en las calles. «Hay mucha gente pasando hambre y eso me parte el corazón. Ni imaginan la cantidad de pan que yo regalo diariamente” explica el ciudadano, aseverando que prefiere regalar su trabajo antes que ver a personas comiendo de la basura. “Mucha gente se dice esperanzada de que las cosas van a cambiar rápido. Yo no creo. Se tardará algún tiempo” afirma.

Neto no le teme a las dificultades y asegura que volver a Portugal no está en sus planes. “Nunca dejaré este país que me abrió las puertas y dio oportunidades” afirma sin vacilar.

No hay comentarios

Leave a Reply