Curiosidades sobre los lunares

Los lunares comunes son de color marrón, aunque en algunos casos pueden adoptar otras tonalidades

0
1191

Ommyra Moreno Suárez

Sean muchos o pocos, todos tenemos lunares y es algo común en la anatomía del cuerpo humano. La formación de los lunares ocurre al agruparse las células de la piel, conocida como melanocitos, que fabrican la melanina, sustancia que la pigmenta. La melanina es la responsable de las diferentes tonalidades que tiene la piel, y cuando se concentra de forma desigual en lugares concretos se producen los lunares. Aunque los expertos aseguran que no cumplen ninguna función, su importancia radica en la posibilidad de que evolucionen causando afecciones crónicas como cáncer de piel. Por lo tanto, resulta importante prestar atención, ya que cuando su apariencia cambia, presentan bordes irregulares, se vuelven duros, el color no es homogéneo y el diámetro supera los seis milímetros, hay que asistir al especialista. Con el paso de los años es normal que las personas tengan más lunares, sin embargo, si una persona experimenta un aumento demasiado acelerado de su cantidad de lunares, es conveniente que lo analice un médico. Igualmente, es importante tener en cuenta que esto no tiene nada que ver con el color de la piel, ya que incluso las personas de piel oscura pueden tener lunares, la única diferencia es que son más difíciles de notar debido a que no contrastan tanto con nuestro tono de piel. Los lunares comunes son de color marrón, aunque en algunos casos pueden adoptar otras tonalidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here