Curiosidades sobre el asombroso cerebro de los perros

0
213

La relación entre el hombre y el perro se remonta a más de 20,000 años. No solo es un compañero de todos los tiempos o el «mejor amigo del hombre», sino que también comprende y se conecta de maneras únicas. El perro despierta la curiosidad de los científicos y el comportamiento canino es objeto de numerosas investigaciones. Algunos han revelado su increíble inteligencia y la complejidad de su cerebro.

Al igual que los humanos, los perros pueden desarrollar depresión y ansiedad. Los síntomas también son muy similares, con pérdida de apetito, desánimo para jugar, autoaislamiento y pérdida de interés en sus actividades favoritas. Un problema muy común es la ansiedad por separación: el perro termina mostrando un mal comportamiento, destruyendo cosas o haciendo pipí en lugares inapropiados, por ejemplo.

Los perros tienen un sentido del olfato muy desarrollado, con hasta 300 millones de receptores del olfato. Por lo tanto, su capacidad es, en promedio, 44 ​​veces más precisa que la de un humano. Esta es una de las razones por las que el animal sabe que estás llegando a pesar de que todavía está lejos. Según un estudio preliminar publicado en el Journal of Comparative Psychology, un perro puede crear imágenes mentales a partir de los olores e imaginar lo que sucederá con ellos.

Los perros son sensibles a las señales emocionales, pueden responder a las lágrimas y buscar consolar al dueño cuando se ve triste. Estudios recientes indican que la capacidad de reconocimiento del animal es similar a la de un bebé de seis meses a dos años.

Los perros no pueden verbalizar lo que sienten, pero lo intentan con expresiones faciales, el movimiento de sus colas y emitiendo sonidos. Los tutores pueden percibir felicidad, curiosidad, agitación, confianza, timidez, sumisión, agresividad y otros sentimientos con el tiempo.

Los perros entienden aproximadamente 165 palabras habladas y con el entrenamiento es probable que puedan entender aún más. Pero los perros también usan el tono de la voz de su comunicador para comprender mejor la información, y así pueden saber si está estresado, enojado o divirtiéndose.

Un perro puede ser más objetivo y racional que un ser humano, tomando decisiones más asertivas. Incluso si elige un camino que puede parecer más largo, siempre hay una lógica en la preferencia. Otro punto que puede parecer inusual es que los perros son buenos en matemáticas básicas, con una habilidad que se asemeja a la de un niño pequeño.

Cuando prestas atención a otro animal o persona, los perros pueden mostrar celos cambiando su comportamiento o haciendo algo que no deberían.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here