David de Nóbrega se ha convertido en un ícono de las empanadas...

David de Nóbrega se ha convertido en un ícono de las empanadas en la capital venezolana

0 36

Diana de Freitas

Entre la algarabía de la clientela haciendo sus pedidos se encuentra David De Nobrega al fondo de Inversiones Buen Gusto, justamente detrás de la barra sirviendo el café con una sonrisa y saludando a todo aquel que entra al local.

David, quien es originario de la Isla da Madeira, especificamente Da Camacha; llegó a Venezuela en el año 1981 con tan solo 13 años de edad, vino acompañado de su hermano y un vecino de su país natal que aquí los esperaba.

Él atiende esta venta de empanadas que tiene hace ya 18 años con ayuda de su esposa y de sus dos hijos, a los cuales les ha inculcado el liderazgo y el valor del trabajo. Inversiones buen gusto es caracterizada por la distinción del guiso de las empanadas y por la grata atención.

Mientras le preparaba un café pequeño con leche a su compadre, hablaba de que tiene “saudades” de Portugal, comentaba que tiene varios años sin visitar su país natal y que le gustaría ir de vacaciones. Seguidamente la conversación fue interrumpida por un grito que provenía de la cocina, debía buscar la bandeja de las empanadas de pollo que estaban listas para ser puestas en el mostrador.

David siempre ha sido una persona trabajadora, antes de tener esta venta de empanadas, tuvo por casi 12 años una venta y fábrica de muebles de mimbre y de ratán en filas de mariche, en donde él personalmente diseñaba y realizaba los muebles con ayuda de sus hermanos y algunos amigos que vinieron tiempo después.

¿Qué te impulsó a crear esta venta de empanadas?

Uno de los motivos fue que la carpintería ya no estaba dando las ganancias necesarias para mantenerse, en ese entonces los precios de la materia primera subían constantemente y la fabricación de un mueble tardaba mucho y cuando llegaba al cliente lo que nos pagaban solo daba para cubrir gastos básicos. Por tal motivo decidí emprender otro negocio que se moviera a diario y fue como dí con la comida.

¿Cuál es el mayor aprendizaje que ha dejado esta actividad?

Para poder superarse hay que realizar sacrificios, hay que darlo todo. Muchas veces no hay horarios laboral, ni fines de semana, además que debes invertir tu tiempo en buscar mercancía, pero al final, la recompensa en favorable.

 ¿Qué desafíos has tenido que enfrentar?

Han sido bastantes, pero hay que arriesgarse para poder continuar.

¿Qué cosas han cambiado a lo largo del tiempo en lo que respecta a tu trabajo?

La escasez de materia prima, los precios que cambian día a día. Antes traían la mercancía al negocio pues venía el vendedor, hacia el pedido y en cuestion de dias lo traían al negocio. Hoy en día tienes que salir a buscarlas y muchas no las consigues tampoco. El cambio ha sido bastante notable.

¿Qué consejo le darías a tus colegas?

Hay que tener esperanzas, hay que continuar trabajando y no dejar de lado la fe.

¿Cuál crees que es la clave del éxito?

La constancia del día a día. Hay que tener un norte visualizado con metas y trabajarlas.

¿Qué es lo mejor que tiene Venezuela?

El clima y la gentileza de las personas.

¿Consideras que los venezolanos deben cambiar algo?

Deben retomar esos valores que se han perdido en los últimos años.

¿Qué recuerdos te traen a tu tierra de origen?

Muchísimos. Las frutas, los tiempos de verano, la navidades y mi la familia.

¿Cómo te gustaría ser recordado?

Como lo que he sido y lo que he hecho hasta ahora. Te preguntarás que cómo he sido, pues trabajador, sencillo y natural; así como me has visto desenvolverme aquí en el local.

NO COMMENTS

Leave a Reply