David Rodrigues: “Cualquiera puede cocinar pero no cualquiera lo hace con técnica...

David Rodrigues: “Cualquiera puede cocinar pero no cualquiera lo hace con técnica y estilo”

0 498

El chef luso-venezolano sigue abriendo su paso por la ciudad de Miami, conquistando los corazones y estómagos de los locales con sus invenciones culinarias

El talento luso sigue dando de qué hablar a lo largo del mundo, dejando su marca y presencia a través de su gente. Uno de estos talentos es el joven chef David Rodrigues un luso-venezolano que nació y creció en Venezuela hasta los 21 años.

Algo que diferencia a Rodrigues es que su futuro no siempre estuvo muy claro en su horizonte. Desde muy temprana edad quería decantarse en el área deportiva; como la mayoría de los niños, el fútbol era su pasión y es algo que estaba muy latente en su ser.

Pero solo un momento en su niñez fue suficiente para que cambiara su visión, y es que este poderoso recuerdo fue lo único que necesitaba para emprender en el mundo culinario. El talentoso chef relata que una mañana vio una publicidad de un dulce por televisión y se armó de valor para prepararlo, ese mismo día su abuela llegó de visita y probó el dulce que él perfeccionó. La reacción de su abuela y ver el gusto en que ella degustaba su platillo fue la inspiración que necesitaba para dar el salto al mundo de la cocina profesional.

Su preparación culinaria empezó en la ciudad de Valencia, específicamente en el 2012 cuando inició sus estudios en el restaurante escuela “Le Gourmets”. Aunque no tuvo la oportunidad de emprender un negocio en Venezuela, su carrera empezó a alzar vuelo en Estados Unidos, donde trabajó en un restaurante brasileño en la ciudad de Miami, donde el mismo año hizo su debut como chef.

Actualmente la preparación de Rodrigues ha evolucionado exponencialmente, brindándole la oportunidad de abrirse un camino por grandes restaurantes en Miami. Hoy por hoy es chef pastelero en el restaurante “Brava” que se especializa en cocina de autor y que está a cargo el reconocido chef Brad Kilgore. De igual forma, se desempeña como barista en la pastelería francesa “Bonjour”.

El esfuerzo y la constancia se ven reflejados en la carrera del joven chef, dado que en el 2015 ganó una competencia en Macondo Coffee Roasters de Doral, en la que un jurado internacional evaluó sus espressos, cappuccinos y bebidas personalizadas. De ahí su carrera ha seguido creciendo y, ha tenido la oportunidad de dar entrevista para diversos medios como “EVTV Miami”, la revista “Gente Latina”, e, inclusive, dio un especial para Luis Chataing en su programa “Conectados”.

El CORREIO tuvo la oportunidad de hablar con el joven chef que actualmente se encuentra en Portugal buscando nuevos conocimientos de la gastronomía portuguesa para aplicarlos en su cocina.

¿Cómo diste el salto al mundo del café? 

Mis inicios en el barismo se lo debo a una amiga; mientras estudiaba inglés en Miamia ella me invitó a un roaster que estaba abriendo, al llegar tuve la oportunidad de conocer a Andres Vazquez, proveniente de El Laboratorio de Café de Medellín. Él es reconocido por entrenar a futuros baristas y, en esa oportunidad, estaba empezando a dictar cursos de barismo y tostados. Cuando le empecé a mostrar mi interés por el tema, él me empezó a capacitar en el arte del barismo y para futuras competencias.

¿Qué cualidades dirías que necesita un barista y el mismo trabajo lo podrías relacionar con la labor de un sommelier? 

Las cualidades de un barista tendrían que ser velocidad, un agudo sentido del gusto y precisión a la hora de decorar. Si hay ciertas similitudes con el trabajo de un sommelier, por ejemplo: en el barismo tienes que catar el café, así como un sommelier cata el vino para decir el perfil de cada bebida.

¿Cómo llegaste a trabajar en Estados Unidos y por qué decidiste emprender allá?

Todo empezó cuando una amiga de la escuela “Le Cordon Bleu” me contactó para ayudarla a capacitar a su personal de baristas para su café. Cuando empiezo a entrenarlos ella me ofreció un puesto para trabajar en su local; la única condición que tenía era que pudiera trabajar en el área de pastelería, y así fue.

Ese mismo local es el restaurante brasileño en el que más adelante me convertí en chef. Decidí viajar a Estados Unidos porque es un país en constante crecimiento y su alta influencia internacional lo hace una joya de diversidad culinaria y atractivo para crecer.

¿Qué es lo más importante que debería tener un chef?

Para mi sería la pasión, sin ese amor solamente estaríamos cobrando un cheque, en cambio, cuando lo haces con amor puedes estar todo el día divirtiéndote mientras creas y aprendes cosas nuevas.

¿Cuál dirías que es el factor clave o innovador que aplicas en tus creaciones para atraer a la gente?

Lo que vuelve innovador y atractivo a mis dulces es la historia que está detrás de cada uno, ya que cuenta una aventura de mi infancia y siempre hay una sorpresa que ayuda a transportar a cada cliente a esos lugares emblemáticos donde crecí.

Cómo luso-venezolano tiendo crear mis platos haciendo un énfasis en los sabores y recuerdos de mi infancia, perfeccionando una mezcla de dos países.

¿Crees que el arte va de la mano con la cocina?

El arte es una de las cosas más importantes a la hora de crear un platillo, es imprescindible confeccionar un plato que sea tan bello y armonioso que el mismo cliente le de lastima comérselo. Uno sabe que tuvo éxito cuando el comensal se toma el tiempo de admirar la comida que tiene enfrente.

¿La comunidad portuguesa se encuentra presente en Estados Unidos?

Si se encuentra presente pero no es muy común, por mi parte solo conozco 2 restaurantes de comida portuguesa en Miami pero cada día que pasa sigue aumentando el número de portugueses y, estoy convencido que con un poco de esfuerzo nos haremos sentir como lo hemos hecho en otros países.

¿Qué recuerdos le vienen a su mente cuando le hablan de Portugal y Venezuela?

Muchas historias reconfortantes, por Venezuela me recuerdo las playas, las mujeres, amistades y, sobre todo, mi crecimiento en Valencia con familiares y amigos. Por otra parte, Portugal me genera muchos recuerdos de caminatas con mi papá en la playa, visitas con otros familiares y excelentes comidas caseras.

¿Tiene algún consejo para las personas que quieran ingresar a la movida culinaria?

Lo primordial en la cocina es estudiar mucho y ser constante, este es un mundo que siempre se está modernizando y sacando nuevas ideas. Lo que los diferenciara de otras personas será su pasión y dedicación a la cocina, cualquiera puede cocinar pero no cualquiera lo hace con técnica y estilo

No hay comentarios

Leave a Reply