«El lusodescendiente no es un portugués de segunda categoría»

«El lusodescendiente no es un portugués de segunda categoría»

0 808

Hijo de padres madeirenses, Paulo Porto, es candidato para representar a la emigración. Será el segundo de la lista socialista en las Elecciones Legislativas Nacionales por el círculo fuera de Europa que se realizan el 6 de octubre

Delia Meneses

Paulo Porto Fernandes nació en Brasil pero sus padres son madeirenses naturales de Camacha. Ejerce funciones de abogado entre São Paulo y Porto, en Portugal y será el segundo de la lista socialista en las Elecciones Legislativas Nacionales en el círculo electoral fuera de Europa, donde el PS no tiene actualmente ninguno de los dos puestos de diputado por la Emigración.

Quien encabeza la lista del PS es el ministro de los Negocios Extranjeros portugués, Augusto Santos Silva, una candidatura que, a juicio del partido, refleja la importancia que los socialistas quieren dar a los temas de la diáspora. Desde las Legislativas de 1999 que los dos puestos de la emigración en São Bento, por el círculo fuera de Europa, han sido ocupados por el Partido Social Demócrata (PSD).

«Yo siempre trabajé con la emigración. En Brasil soy presidente de la Comisión de los Presos Extranjeros del Colegio de Abogados y también presido un ancianato con 30 portugueses carenciados», dice Porto, quien además ofrece apoyo jurídico en el Consulado de Portugal en São Paulo a los grupos más vulnerables.

Su candidatura marca un precedente porque, tras la reforma de la ley, es la primera vez que un lusodescendiente puede postularse para la Asamblea de la República por el círculo de la emigración, y asegura que ese es uno de los motivos por los cuales aceptó el desafío de representar a la diáspora.

«Lo evalué mucho porque es un cambio de vida, lo conversé con la familia para ver si había consenso y tomé la decisión. Existe la posibilidad de ganar aunque es difícil porque hay otras personas muy capacitadas que están en la contienda, pero es una oportunidad de comenzar a mirar al lusodescendiente con otros ojos. El lusodescendiente no es un ciudadano de segunda categoría, es portugués, ya sea que haya nacido en Macau, África do Sul, Brasil o Venezuela».

Porto cree que ese mensaje debe ser resaltado pues existe el deseo y la voluntad de participar en política por parte de algunos lusodescendientes y de los emigrantes que salieron de Portugal y ahora retornaron. «Debemos velar porque no haya ningun tipo de discriminación. A veces algunas personas, por desconocimiento, me dicen: ‘pero es que usted es brasilero, por el acento’. Pero la verdad es que yo soy portugués pues el acento no es la nacionalidad. Lo mismo ocurre con los que llegan a Portugal y tienen acento venezolano, son portugueses y tienen los mismos derechos».

El abogado piensa que su candidatura pueda ayudar a que los lusodescendientes sean respetados como ciudadanos portugueses, miembros de la Unión Europea, independientemente de su origen. «El criterio original para conceder la nacionalidad portuguesa es por la sangre, entonces no hay razones para discriminar a la persona si ésta nació en otro lugar. Eso está en la Constitución portuguesa y debe hacerse valer».

A su juicio, los lusodescendientes solo serán oídos cuando tengan una participación política mientras tanto solo se les tomará en cuenta cuando resulte conveniente. «En este sentido, yo estoy abriendo el camino, para que otros hijos de portugueses sigan mi ejemplo de hacer política para la diáspora».

Llama a los emigrantes a ejercer su derecho al voto. «Es importante que haya una participacion política real y efectiva. Vamos a votar para decir que existimos, que somos portugueses, pues muchos pueden, en algún momento, tomar la decisión de regresar a Portugal, como ha ocurrido con muchos venezolanos».

A Venezuela fue muchas veces de vacaciones porque es el país donde viven varios de sus primos, en Valencia, Puerto Cabello y Caracas. «Tengo mucho contacto con la comunidad venezolana, es un país muy alegre, es un pueblo que ha enfrentado con optismismo la situación adversa que le ha tocado vivir. Venezuela merece un tratamiento especial, es una crisis humanitaria a la que se le debe dar la debida atención. El gobierno portugués está tratando de ofrecer ese apoyo y espero que continúe haciéndolo, que los que  regresen a Portugal tengan incentivos y los que se quedan se sientan acompañados».

De ser electo en las elecciones legislativas del próximo 6 de octubre, sus funciones serían una prolongación de lo que, asegura, ya ha venido haciendo: ayudar a las personas a través de la ley. «Es una especie de sacerdocio. Crear o corregir leyes para mejorar la convivencia, la sociedad y la vida de las personas».

No hay comentarios

Leave a Reply