El lusodescendiente que produjo el himno de José Gregorio Hernández

El coro de la basílica Santa Teresa, que coordina Miguel Teixeira, sueña con grabar otros dos temas sobre el futuro beato pero necesitan de la solidaridad de quienes puedan sumarse a esta causa de fe

0
388

Delia Meneses

En medio de restricciones y del encierro por la pandemia que ennegrece el clima venezolano, también vale la pena mirar al país desde la otra ventana: desde las minúsculas gestas de quienes fusionan fe, creatividad y optimismo para hilvanar la certidumbre que reclama un pueblo sediento, que se dice penitente y además se refugia en el auxilio de un venezolano en el cielo: José Gregorio Hernández, el médico de los pobres, el Venerable.

Se trata de un ideal de persona en quien probablemente repose la clave para recomponer un país que desde el aura que despide la Basílica de Santa Teresa, en Caracas, es fácil creer ungido. Primero por El Nazareno y ahora por la beatificación de un insigne científico de quien se cree fue un santo en vida y cuyos devotos honran con un himno que nació en el corazón de Caracas: Santa Teresa .

El lusovenezolano Miguel Teixeira, coordinador del Ministerio de Música de la Basílica de Santa Teresa, se encargó de los arreglos y de la producción del tema que compuso Richard López, otro miembro de este coro. Sus jóvenes integrantes recibieron honrados la invitación del sacerdote Luis García, de la Arquidiócesis de Caracas, de realizar un cántico en honor al futuro beato. Y demostraron estar a la altura de las circunstancias.

La canción, que ahora recorre el país, exalta las virtudes humanas y cristianas de José Gregorio. «Habla de la humildad del siervo frente a los ojos de Dios, de su sencillez, su grandeza como médico para atender a los pobres y su vocación de servicio al prójimo», explica Teixeira, quien ya tiene todo listo para grabar otros dos temas. El primero es una especie de oración al insigne científico y el otro está dedicado al Papa Francisco, «en agradecimiento por ese gran gesto y ese regalo que le dio a Venezuela al aprobar su beatificación».

Pero la dura realidad se impone. Para grabar cada tema requieren 400 dólares. Blindados con la fe, apelan a la generosidad de todos los que quieran unirse a esta causa con sus aportes en dinero. En un contexto marcado por la pandemia y una crisis social, económica y política sin precedentes, rescatan la importancia de lo divino para seguir caminando.

Teixeira cree que las canciones serían un bálsamo y un masaje de venezolanidad para todos los devotos de José Gregorio Hernández. «La idea es colocarlos en las plataformas digitales para darlos a conocer. Yo tengo fe en que Dios nos ayudará a lograr este sueño», dice quien forma parte del Ministerio de Música de la basílica Santa Teresa desde hace 17 años.

Mientras tanto, el himno grabado con sencillez por el coro de Santa Teresa ya se ha convertido en una suerte de plegaria para los feligreses y canales como Globovisión y Televen lo han usado como música de fondo para sus micros. «Richard escribió la letra, yo hice los arreglos, los muchachos cantaron, pero todo esto es obra de Dios, no puede ser de otra manera. Apenas somos sus colaboradores».

Agradece a la productora La Cartera, quien fue la responsable del primer video del himno, un trabajo que se realizó en 15 días. «Hace poco se elaboró un nuevo video para hacerlo más fresco y actual, estuvo a cargo del productor de medios audiovisuales Leandro Dreampics, y es el que estamos promocionando actualmente». En ambos casos, Miguel, quien es técnico de audio y video profesional, siguió de cerca el proceso, hizo observaciones y correcciones.

«Cantar este tema significa mucho para nosotros. Compromiso, esperanza, solidaridad, fe y una gran responsabilidad de dar testimonio como miembros de la Iglesia Católica, de ser mejores cada día siendo instrumentos de Dios en la tierra», dice Teixeira, de padres madeirenses naturales de Santo Antonio, pero ambos radicados en Caracas.

«Me encanta la música portuguesa, de hecho la primera canción que me enseñó mi papá cuando era pequeño fue el Himno de Portugal en el piano. Vengo de familia de músicos. Mi papá siempre cuenta que ellos eran 8 en la familia, cada uno tocaba un instrumento y se juntaban todas las noches a tocar y cantar música folclórica y cantar despiques».

El vínculo de la comunidad portuguesa con el Venerable es estrecho. La devoción por José Gregorio también está presente entre los residentes de Portugal. Quienes retornan llevan la imagen del médico de los pobres en su equipaje. En algunos casos, la representación del médico ha pasado de generación en generación, por lo que el anuncio oficial llenó de regocijo a venezolanos radicados en todas partes del mundo.

En su ciencia, su humanidad y religiosidad, José Gregorio une a las personas, porque él buscaba la verdad, esa que muchos venezolanos anhelan para su país.

Para seguir los pasos de este coro que también creó el himno del Nazareno de San Pablo están sus redes sociales: mmbstoficial en Instagram, Facebook, Twitter y Youtube.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here