«Es frustrante querer ayudar y tener que quedarse en casa»

«Es frustrante querer ayudar y tener que quedarse en casa»

0 1060

Profesionales venezolanos que se han ofrecido para prestar servicios como voluntarios no han recibido una respuesta positiva

Delia Meneses

No solo se trata de médicos, también de enfermeras, bionalistas, farmaceúticos, odontólogos y psicólogos que, en medio de la actual coyuntura del coronavirus se han ofrecido para prestar sus servicios de forma voluntaria pero no han recibido una respuesta favorable.

Luego de la carta que enviaron los médicos formados en Venezuela, al primer ministro Antonio Costa y a las autoridades sanitarias de Portugal, donde manifestaban su intención de colaborar con el país en este momento delicado, la excusa del gobierno que sigue separando a estos profesionales de su propósito es la dificultad que estos tendrían para comunicarse en portugués

Christian de Abreu, quien estudió Medicina en la Universidad de Los Andes y actualmente reside en Braga y trabaja en la construcción civil, enumera algunas tareas en las que los médicos lusodescendientes podrían ayudar.  «Si no quieren incluirnos directamente en los hospitales podríamos acompañar a los pacientes que están en casa, recolectar muestras para análisis, colaborar en el triaje, o como voluntarios en el servicio de atención telefónico SNS24».

La anestesióloga Raquel Pinheiro, quien llegó a Portugal en octubre, piensa que «es frustrante querer ayudar, porque para eso fuimos preparados, y tener que quedarnos en casa». La lusodescendiente de 40 años se gana la vida arreglando cuartos en un hotel en Aveiro. «Una pandemia es una situación muy grave. Hay muchas personas muriendo, queremos ayudar, somos profesionales, tenemos calificaciones», dijo la especialista a la publicación lusa Expresso.

Joao Gonçalves, quien es licenciado en Psicología, asegura que varios de sus colegas que están radicados en Portugal se han ofrecido como voluntarios para apoyar con la atención psicológica durante esta pandemia y la respuesta ha sido «un diplomático no». Esto a pesar de las cifras que hablan del déficit de especialistas que tiene el país en todas las áreas relacionadas con la salud.

Exámenes se pospusieron

Christian de Abreu inició el proceso de reconocimiento de su título de médico en la Facultad de Medicina de la Universidad de Coimbra, solicitud por la que tuvo que pagar 900 euros. En circunstancias normales, este abril comenzaría a realizar las pruebas exigidas: una escrita, otra práctica y un examen de lengua portuguesa.

«Yo estoy en disposición de realizar todas las pruebas, pero en este contexto de pandemia, los exámenes se pospusieron hasta noviembre siguiente, enero y abril de 2021», lamenta.

El ejemplo de España

Giovanni Provenza, vicepresidente de la Asociación de Médicos Venezolanos en España, lidera las conversaciones para incorporar a los sanitarios venezolanos a los hospitales de España en este momento de pandemia. Para ello los interesados deben rellenar un formulario que ya han completado 230 profesionales de la Medicina. Los necesitarán principalmente en dos áreas: atención primaria en los centros de salud y atención telefónica a los pacientes con coronavirus.

Es una medida excepcional del gobierno de Pedro Sánchez para luchar contra el covid-19. Hay aproximadamente 5.000 médicos venezolanos en España. Más de 2.000 cumplen las condiciones para atender la emergencia sanitaria pero aún no han completado el proceso de homologación de sus títulos. El objetivo es incorporarlos tomando en cuenta la pandemia.

En Portugal son al menos unos 100 médicos lusovenezolanos de diversas especialidades, que están trabajando en diversas áreas para poder mantenerse y apoyar a sus familias, visto que no pueden ejercer su profesión.

De Abreu reitera que son recursos humanos válidos, capacitados y preparados, «que aquí estamos dispuestos a apoyar a Portugal en este momento delicado. La burocracia no nos ha permitido ejercer nuestra profesión pero estamos dispuestos a ayudar y cumplir el juramento hipocrático, por encima de cualquier traba burocrática».

No hay comentarios

Leave a Reply