Fallas de itinerarios y retrasos frustran venta de boletos de Estelar

Fallas de itinerarios y retrasos frustran venta de boletos de Estelar

0 395

Agencias de viaje se declaran sin capacidad para vender pasajes de esa operadora. Aseguran que la compañia no dispone del permiso de la IATA y no posee un itinerario regular de vuelos

Julio Materano

La crisis de transporte que aisla a Venezuela no solo se desplaza sobre carreteras, también surca los cielos y precipita a tierra el servicio aéreo nacional e internacional. A casi un mes del estreno de la ruta Caracas-Lisboa, una sorpresa inesperada con la que Estelar promete conectar a los lusosvenezolanos con Portugal, las agencias de viaje se declaran sin capacidad para vender boletos de esa operadora, no porque se rehúsen sino porque la compañía no posee un itinerario regular de vuelos.

La decisión de algunas agencias también estriba, en cierta medida, en las irregularidades que ponen en tela de juicio el rendimiento de una compañía que estaba llamada a ocupar el vacío que dejó Santa Bárbara, que por un período muy breve movilizó pasajeros entre Maiquetía y Funchal.

El vuelo inaugural de Estelar hasta la capital lusa, que estaba previsto para el 7 de agosto y que salió un día después del Aeropuerto Internacional Simón Bolívar en Maiquetía, fue tal vez la antesala de los resbalones que han caracterizado a una operadora que zarpa los cielos sin la permisología de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), según fuentes vinculadas al ramo.

Estelar parece operar con el tiempo en contra. La mayor prueba de ello es la demora del vuelo inaugural, el ES 8591, que aterrizó en el aeropuerto Humberto Delgado de Lisboa a la 1:11 de la mañana del viernes 9 de agosto, y fue realizado por un avión Airbus A340-300 de Hi Fly Malta, cuya capacidad es de 267 pasajeros. Después de casi dos días de retraso, el vuelo tuvo más detractores que adeptos, pues los usuarios llegaron a su destino de madrugada y no a la hora prevista para sus conexiones.

La oferta de una frecuencia semanal, que probablemente había causado gran expectativa entre la comunidad portuguesa, parece desdibujarse. El itinerario Caracas-Funchal-Lisboa, que fue prometido para octubre, está en entre dicho.

Quienes acuden a las agencias de viajes para hacer reservaciones reciben como respuesta que Estelar no aparece en sistema porque no está inscrita en la IATA. Y la facturación de sus boletos, explicó una vendedora, se realiza a través de una plataforma distinta a la del resto de las aerolíneas. Hasta el momento, no es posible efectuar las cotizaciones, pues la fecha de los vuelos no está en sistema. Ni siquiera en la propia oficina que la compañía instaló en el C.C. Marina Shopping, en Funchal, manejan información en torno al servicio prometido para el próximo mes.

Según cifras de la Asociación Venezolana de Mayoristas y Empresas de Representaciones Turísticas (Avemarep), de una flota de seis aviones para operaciones nacionales que disponía Estelar, solo tres estaban operativos durante el primer cuatrimestre de 2018. Sin embargo, se sabe que la operadora no dispone de  aviones de larga distancia, por lo que los vuelos que salen de Caracas a Madrid, Roma y Buenos Aires se realizan con el Airbus A380-841,  una nave alquilada al grupo portugués Hi Fly con más de 470 asientos y que en la práctica es subutilizada.

Pese a la opulencia del equipo, que es considerado el más grande y moderno del mundo, las autoridades venezolanas han prohibido a Estelar despegar a su máxima capacidad, pues, en caso de una eventualidad, durante el despegue o aterrizaje, no disponen de personal de rescate ni de equipos de bomberos para atender a los viajeros.

La aerolínea, que también realiza vuelos a Chile y Lima, es blanco de críticas en las redes sociales. Los retrasos por un vuelo se prolongan por días y no hay margen para la devolución de dinero, comenta José Antonio Días, en la cuenta de Facebook de la aerolínea. «Perdí mi viaje a España. No atienden el teléfono. No responden los correos y de paso te bloquean en el mail y se te regresa todo al buzón. Lamentablemente le veo poco tiempo a esta aerolínea. Así empezó Conviasa, con cancelaciones diarias», se quejaba Días en el perfil oficial de la operadora aérea.

Hoy Venezuela posee la flota de aviones más obsoleta, es el país que cuenta con menos frecuencias internacionales y el que tiene el aeropuerto más viejo: Maiquetía, que data de 1946 y sufrió algunas remodelaciones en los años setenta, advierte la Asociación de Mayoristas y Empresas de Representaciones Turísticas.

El deterioro del servicio, que se hace profuso, no solo se nota en las salas de espera de Maiquetía, es cada vez más evidente en las pistas de aterrizaje y despegue. La inseguridad, la desprotección de las tripulaciones y la falta de confianza de las aerolíneas impiden aumentar la frecuencia de vuelos.

Mientras ello ocurre, Estelar, según su presidente, Boris Serrano, iza la promesa de viajar hacia Portugal con un servicio con primera clase, de categoría ejecutiva y económica, con 12, 42 y 213 asientos, respectivamente, de los cuales parece destinada a usar la mitad.

El déficit de asientos es hoy el mayor termómetro de la crisis. En 2013 el país tenía una oferta de 2,9 millones de cupos para vuelos nacionales e internacionales, en 2017 bajó a 997.000, un descenso de 65 %. La caída deja secuelas en el mercado nacional, donde existen localidades como Ciudad Bolívar, Puerto Ayacucho y San Fernando de Apure con un solo vuelo por semana.

La entrada de Estelar en la ruta a Portugal tendrá un gran impacto en las tarifas, ya que la compañía venezolana ha anunciado precios de ida y vuelta de 720 euros para clase económica y 2.240 euros en Primera Clase. TAP, que conecta Caracas los martes y sábados, ha estado cobrando tarifas mil euros más caras.

La Asociación Venezolana de Mayoristas y Empresas de Representaciones Turísticas advierte que los vuelos locales han disminuido 55 % con respecto a 2017. Según la Asociación de Líneas Aéreas en Venezuela, 85 % de las operaciones se hace en divisas. Y las líneas operan a pérdida. Desde 2005 el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil regula las tarifas del sector y cada vez que una línea mueve un avión pierde dinero.

No hay comentarios

Leave a Reply