El año 1953 fue un momento decisivo para la familia Barboza Oliveira. Madres e hijos de una misma generación reciben cartas de llamada de sus esposos y padres desde Venezuela, con la finalidad de salir de Portugal e iniciar una vida desde cero en tierras caraqueñas. A diferencia de muchas otras familias que se despedían de sus familiares con gran tristeza, los integrantes de este grupo partieron con una sonrisa en el rostro: eran pocos los que quedaban en su tierra natal y estaban seguros de que pronto emigrarían para el país latino.

NO COMMENTS

Leave a Reply