Un ejemplo de unión y amor

Madeira, fue, y es, sin duda un lugar en el que se dieron grandes amores, historias que aún hoy continúan en otras latitudes, como es el caso de Álvaro Da Silva y Manuela Ascencao, quienes sellaron su amor en la isla que los vio nacer y años después partieron a Venezuela en busca de mejores oportunidades de vida.

No hay comentarios

Leave a Reply