Fitch amenaza a Portugal con degradarlo más allá del bono basura

El borrador de los Presupuestos para 2016 pronostica una mejora en los indicadores

0
708
AGX05. NUEVA YORK (NY, EE.UU.), 16/10/2013.- Vista exterior de las oficinas de Fitch Ratings en Nueva York (EE.UU.) hoy, miércoles 16 de octubre de 2013. Los íderes del Senado de los partidos Demócrata y Republicano anunciaron un acuerdo para elevar el límite de deuda de EE.UU. antes de la fecha límite del 17 de octubre y así abrir de nuevo el Gobierno federal, cerrado desde el pasado 1 de octubre. La incertidumbre sobre el camino a seguir antes de hoy había llevado a la agencia de calificaciones de Wall Street a advertir que el crédito AAA del país estaba en riesgo. EFE/ANDREW GOMBERT

La agencia de calificación de riesgos Fitch tildó de «irreales» las previsiones incluidas en el borrador del Presupuesto del Estado portugués de 2016 y alertó de que podría degradar la nota de la deuda lusa, que aún está en el «bono basura», aunque cerca de salir de él.

El borrador de los Presupuestos para 2016, elaborados por el Gobierno socialista de António Costa, pronostica una mejora en la mayoría de los indicadores: una subida del PIB del 2,1 %, una tasa de inflación del 1,4 %, una de desempleo del 11,2 %, un déficit del 2,6 % y una deuda pública del 126 %.

«Los datos recientes no demuestran ninguna mejoría notable en las tasas de crecimiento y la expectativa de que el aumento de la demanda externa vaya a impulsar las exportaciones puede resultar optimista, por la desaceleración de las economías emergentes y el débil crecimiento de la zona euro», consideró Fitch.

Para compensar el gasto público por la retirada de varias medidas de austeridad de la época del rescate financiero (2011-2014), el Ejecutivo socialista ha contado con beneficiarse de la mejora de sus dos principales socios comerciales, España y Alemania, con un crecimiento de la demanda interna.

Los presupuestos, no obstante, aún deben discutirse y aprobarse en el Parlamento, mientras Bruselas debe pronunciarse también sobre los mismos.

A las críticas de Fitch se han unido en los últimos días la oposición centro-derechista y expertos del Consejo de las Finanzas Públicas de Portugal (CFP), que han calificado las previsiones del Ejecutivo socialista de «irreales» y «arriesgadas».

El Gobierno de Costa se ha comprometido con sus socios del Bloque de Izquierda (aliado en la UE a Podemos) y los comunistas portugueses a revertir varias medidas de austeridad vigentes desde la época del rescate.

Entre estas iniciativas destacan la supresión de los recortes aplicados a los sueldos de los funcionarios, la eliminación de impuestos extraordinarios y una moderada subida de las pensiones.

Las tres principales agencias de calificación -Standard & Poor’s (S&P), Moody’s y Fitch- mantienen todavía a Portugal en el nivel de «bono basura», aunque en los últimos meses se ha especulado con la posibilidad de que la deuda lusa abandonase ese nivel.

La agencia canadiense Dominion Bond Rating Service (DBRS) es la única entre las grandes calificadoras que ha evaluado a Portugal positivamente, fuera del «bono basura».

El hecho de que un país europeo tenga nota «basura» en las cuatro grandes agencias complica su capacidad para financiarse en los mercados y se le descarta como receptor del programa de compra de deuda del Banco Central Europeo (BCE).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here