“Irmaõs Da Silva” quieren dejar el nombre de Venezuela en alto

“Irmaõs Da Silva” quieren dejar el nombre de Venezuela en alto

0 375

Los hermanos llegaron a Portugal hace dos años para buscar una mejor vida y hacer realidad el sueño que su padre concretó en la capital venezolana

Ommyra Moreno Suárez

En los últimos años se ha incrementado el número de luso descendientes que deciden volver a sus orígenes, emprender una nueva etapa en Portugal y andar el camino de vuelta que hicieron sus antepasados. Este es el caso de los hermanos Carlos y Miguelangel Da Silva, quienes llegaron a Portugal, específicamente a la ciudad de Coimbra, para buscar una mejor vida y hacer realidad el sueño que su padre concretó en Venezuela.

Alcindino Da Silva, natural de Coimbra y padre de los hermanos, emigró a Venezuela con solo cinco años de edad. Desde entonces, estuvo radicado en el país sudamericano hasta su deceso en septiembre de 2002. Da Silva era dueño del taller mecánico Speed Logic, ubicado en el sector Los Rosales de la ciudad de Caracas, en el cual lo ayudaba su hijo mayor Carlos, quien alternaba su trabajo en el taller con los estudios. Luego del fallecimiento de su padre, Carlos y su hermano Miguelangel deciden continuar el negocio familiar juntos, hasta hace dos años que tomaron la decisión, junto a su familia, de emigrar a Portugal. Sin embargo, afirman que “al principio no fue fácil”. El idioma, el clima y las “saudades” de la familia que quedó en Venezuela fueron algunos de los obstáculos que tuvieron que sortear para poder adaptarse. “Ellos comenzaron a trabajar en varios talleres como empleados, a comenzar de cero como todos los venezolanos”, comenta Alejandra Fuenmayor, esposa de Carlos Da Silva, en declaraciones al Correio.

Tras un año difícil en su proceso migratorio, los hermanos deciden emprender el negocio que heredaron de su padre en Venezuela, ahora en la zona de Buarcos, en Figueira da Foz. “Fue un sueño que se levantó con mucho esfuerzo y sacrificio. Es la unión entre hermanos lo que ha hecho que este sueño continúe. Queremos llevar el nombre de Venezuela en alto, así como nuestro papá dejó el de Portugal en alto allá en Venezuela”, afirman los luso descendientes.

El taller, bautizado como “Irmãos Da Silva”, se dedica a la mecánica general y ha contado con buena receptividad por parte de los habitantes de la región, que cada vez que pueden les dan las “boas-vindas” y les llaman cariñosamente de “los venezuelanos”. “El entorno familiar ha sido clave para nuestra adaptación y también la cordialidad que hemos recibido en Figueira. Fue muy triste haber dejado el taller en Caracas, pero nunca descartamos la posibilidad de volver a Venezuela si las cosas mejoran. Por el momento, vamos a darle la oportunidad a este país”, destacaron.

No hay comentarios

Leave a Reply