La bailarina más antigua del Carnaval madeirense

La bailarina más antigua del Carnaval madeirense

0 326

La valenciana Elizabete de Andrade participó en el desfile de la Región en 1978 y lo ha hecho durante cuarenta años.

Delia Meneses 

El cortejo alégorico de Carnaval que se ha vuelto un ícono turístico de la Región Autónoma de Madeira y que desfila por la Avenida do Mar, en Funchal, se remonta a los año 70 del siglo XX, época en que era organizado por la Juventud Católica.

En ese momento, participaban varias asociaciones y establecimientos educativos, que creaban sus disfraces, para presentar diferentes temas que abordaban las tradiciones madeirenses u otros temas surgidos de acuerdo con la imaginación de los participantes.

En ese espacio de fiesta, algarabía y colorido participó por primera vez Elizabete de Andrade, una venezolana que es la única integrante del Carnaval madeirense que todavía desfila desde la primera edición de esta fiesta, hace 40 años.

Desde que llegó a Madeira, hace 40 años, Elizabete de Andrade no volvió a Venezuela. Sin embargo habla y escribe con soltura tanto el castellano como el portugués. Nació en el Hospital Central de Valencia en el año 65 ciudad donde vivió su infancia.

Siendo una adolescente emigró con su familia a la Región Autónoma y su formación académica transcurrió en las aulas del liceo Jaime Moniz. Pronto destacó por sus habilidades para el dibujo y su gusto por las artes, al punto de que la escuela le asignó la responsabilidad de organizar las exposiciones para promover la cultura de otros países: Inglaterra, Francia, Alemania, Perú y, por supuesto, Venezuela.

Esta lusodescendiente está al frente de una escuela de samba (Fura Samba), grupo que participa cada año en el desfile alegórico de Carnaval de la isla.  «Cuando llegué de Venezuela el género de la salsa no era bien visto, por eso opté por este ritmo brasilero».

Andrade estudió Diseño Técnico y ha trabajado en el área de la arquitectura pero su sensibilidad por los temas culturales y sociales le ha permitido involucrarse en múltiples proyectos. En el barrio de Nazaré (Funchal), donde vive, es voluntaria de la asociación Olho-te. Allí promueve las artes escénicas y plásticas con los niños de la localidad.

«Al ser un barrio necesitamos velar los unos por los otros. Mi propósito es educar a través de las artes en una zona donde hay problemas de alcohol, droga y discriminación hacia los gitanos, una comunidad que hace vida en Nazaré y que se caracteriza por ser muy cerrada. Este grupo ya fue más significativo en la isla, pero muchos se han ido por la falta de empleo».

El martes 25 de febrero, a las 4 p.m, la asociación Olho-te y Fura Samba, bajo la mirada de Andrade, realizaron un desfile de Carnaval en el Barrio de Nazaré. La invitación fue a disfrazarse y participar como juerguista o enmascarado, solo, en pareja o en grupo. También hubo los que formaron parte de la comparsa indirectamente, aplaudiendo y alentando a los participantes en la calle o desde la ventana de los edificios. Hubo premios, baile y no faltaron las malassadas con miel de caña, típicas de esta época.

No hay comentarios

Leave a Reply