Bailarinas venezolanas colmaron desfile da Festa da Flor

Bailarinas venezolanas colmaron desfile da Festa da Flor

0 227

Delia Meneses

El venezolano Luis Alberto Dos Reis, de padres naturales de Campanario y residenciado en la isla hace tres años, no cabía de la emoción.Ese día se hacía realidad uno de sus sueños y su amplia sonrisa lo delataba: su hija fue una de las bailarinas en el evento más emblemático de la isla: a Festa da Flor, que cada año reúne a turistas y nativos para celebrar la llegada de la primavera y para captar la magia de las flores de Madeira.

 «El placer y la alegría de verla participando en el desfile es indescriptible, no hay dinero en el mundo que pague esto», decía al tiempo que recordaba todo lo que su familia ha logrado desde que llegaron a Madeira. En Venezuela, donde permanecen varios de sus parientes, Dos Reis trabajaba en una rectificadora de motores y emigró buscando más seguridad.

“Aquí trabajamos duro pero nos ha ido bien, tenemos una empresa de organización de eventos en Caniço. La mayoría de nuestros trabajos los hacemos en anime. Una de mis metas, que quisiera cumplir el año que viene, es diseñar mi propia carroza, elaborada en anime, para el Desfile de las Flores».

Dos Reis ya elaboró una para los Carnavales de la isla en febrero de este año. Él y su esposa diseñaron de forma artesanal el rostro de un elefante, de dos metros por dos metros treinta. Lo confeccionaron con 40 placas de anime sobrepuestas, utilizando un exacto. Esta vez fue su hija la que se esmeró durante un par de meses para cuidar todos los detalles de la coreografía que bailó a lo largo y ancho de la avenida do Mar el pasado domingo 5 de mayo, fecha que coincidió con el Día de la Madre en Madeira.

El castellano dominaba las conversaciones entre los que aguardaban ansiosos por las 14 carrozas que protagonizaron el cortejo de uno de los eventos más esperados del año y que no es cualquier cosa. De acuerdo con cifras oficiales, 600 mil euros, 100 mil más que en la edición anterior, se invirtieron para esta nueva edición de la fiesta que se realiza durante la época de la Pascua, simbolizando la renovación, la esperanza y la transformación que caracterizan a este tiempo para los cristianos.

El desfile, que se realiza desde 1979, llena a Funchal de colores, olores y de muchas flores diferentes, más de 250 mil, y reúne a casi 2 mil bailarines. La lusovenezolana Johana Díaz integró el grupo de la asociación Animad, cuya puesta en escena titulada ‘La Dolce Vita’, reunió a decenas de jóvenes que, como Johana, bailaron con gracia y picardía canciones de John Travolta.

«Participar en este evento era algo que siempre me había llamado la atención, pero no me había atrevido, me daba pena», cuenta Díaz, quien llegó a la isla hace cuatro años. En ese momento su hijo apenas tenía un año y se enfrentó al drama de emigrar como madre soltera.

«Fue una época muy dura, yo lloraba todos los días. Dejaba a mi hijo en la guardería y me ponía a buscar trabajo», cuenta Johana, quien en 20 días vendió lo poco que tenía en Venezuela para viajar a Madeira en busca de la calidad de vida que en su tierra había perdido.

Hoy trabaja como vendedora de carros en Funchal, la misma labor que realizaba en Venezuela. Pudo ahorrar para costear el pasaje aéreo de sus dos hermanos que actualmente viven con ella en la isla.

El cortejo alegórico de la flor está integrado, en su mayoría, por niñas que al son de alegres temas musicales ejecutan coreografías, algunas sencillas y otras más elaboradas. Este año muchas de estas bailarinas eran venezolanas, que llegaron a Madeira recientemente, y que se incorporaron rápido a las escuelas pero también a las actividades bandera de la isla.

«En nuestro grupo, Animad, había muchos niños y adolescentes venezolanos, más de veinte. Se notaba que tenían poco tiempo en la isla porque casi no hablaban portugués. Pero nunca hubo una actitud discriminatoria o xenófoba. En los ensayos se sentía mucha integración e inclusión. Era un grupo divertido y con mucho carisma, aunque las prácticas eran estrictas para lograr el buen resultado que todos vieron en el cortejo», contó Díaz.

NO COMMENTS

Leave a Reply