La Navidad se muestra en el Centro de Caracas

La Navidad se muestra en el Centro de Caracas

0 71

La iluminación con motivos navideños sorprendió a los transeúntes de la avenida Universidad

Delia Meneses

El Pasaje Linares y toda la cuadra de San Jacinto, en el Centro de Caracas, este año muestran el brillo y la luminosidad propios de la época navideña. La decoración sorprendió a los transeúntes que suelen recorrer la avenida Universidad quienes aprecian las luces y motivos navideños: estrellas, flores y cajas de regalo.

“Es algo diferente, otros años no lo han hecho. Se ve bonito, aunque no lo podemos disfrutar mucho. A las 6 de la tarde pasamos por esta avenida con paso acelerado para tomar el Metro en La Hoyada o en Capitolio. La inseguridad y la falta de transporte público impiden disfrutar de la ciudad en horas nocturnas, quizás por eso la iluminación la encienden cuando todavía está presente la luz del día”, comenta Dinorah Rodríguez, empleada de una zapatería.

En la Plaza Bolívar del casco histórico también hay motivos navideños e iluminación: ángeles, árboles y estrellas. Algunos aprovechan para tomarse fotos o sentarse a conversar. Este año, el encendido de la Cruz del Ávila, una tradición caraqueña que data del año 1963, se realizó antes de lo previsto, el 23 de noviembre.

La Electricidad de Caracas encendía este símbolo caraqueño de 37 metros de altura y 18 de ancho cada 1ero de diciembre. La cruz puede ser vista desde casi cualquier punto de Caracas que tenga vista hacia la montaña.

En la avenida Río de Janeiro de Las Mercedes, como años anteriores, se están vendiendo pinos naturales. Cristian Tovar, comerciante del lugar, destacó que los clientes los prefieren debido a que estos requieren un menor esfuerzo a la hora de decorarlos.

Pero reconoce que no cualquiera puede costear las decoraciones navideñas. El precio de los pinos va desde los 100 dólares en adelante, mientras que el monto en bolívares soberanos supera los 30 mil.

Los adornos elaborados con ramas de pino y flores de papagayo alcanzan los Bs.S 1.900, cifra que supera el monto del salario mínimo y el valor de los cascanueces, que han sido muy solicitados este año, dependiendo de su tamaño, varía entre los 1.500 y 10.000 bolívares.

En el centro de Caracas no se observa el movimiento típico de otros años. Los efectos de la hiperinflación hacen estragos. Las personas se dedican a buscar los productos más baratos durante horas, en lugares como el mercado de San Jacinto, La Hoyada, la Baralt y el bulevar de La Marrón.

 La tradición de estrenar el 24 y el 31 prácticamente se perdió debido a los elevados precios de la ropa y el calzado. Comprar un pan de jamón,  todo un símbolo de la Navidad, se volvió inalcanzable pues su precio supera el del salario mínimo.

En las calles del Centro algunos caraqueños han optado por vender adornos y arbolitos usados. El precio de un paquete de doce bambalinas grandes en cualquier comercio de la zona oscila entre los BsS 4.500 hasta 8.200. Mientras que los revendedores de artículos usados las “rematan” desde BsS 650.

Los arbolitos de segunda mano se venden en BsS 1.200 los más pequeños, hasta BsS 6 mil los más grandes, dependiendo del estado en que se encuentren.

María Pereira, residente de Las Mercedes, expresó que “sin importar la situación actual del país, los caraqueños no podemos pasar por alto las Navidades, pues son las festividades más esperadas del año y las favoritas de los adultos y los niños”.

Explicó que ha tomado diferentes medidas para reducir los gastos en decoración este año. “Evito gastar en ciertos adornos, como cintas y guirnaldas, pues las del año pasado no están dañadas. Además, como es tradición en mi familia, el arbolito lo decoramos con las bambalinas antiguas que heredé de mi abuela y los niños colocan algún peluche”.

En las zonas populares algunos vecinos ponen a prueba la creatividad y ellos mismos elaboran ornamentos artesanales utilizando materiales como foami, cartulina, papel de colores y hasta envases de refresco, ya sean de plástico o latas e incluso pintan las bambalinas que se han quedado sin color. Coinciden en que, para celebrar, lo más importante es tener el espíritu festivo.

NO COMMENTS

Leave a Reply