Lo que no sabías sobre Lisboa

Lo que no sabías sobre Lisboa

0 87

Lisboa, la capital de la República de Portugal, es una de las ciudades más antiguas de Europa Occidental, pero en realidad, la ciudad de hoy es mucho más reciente de lo que imaginamos.

El día 1 de noviembre de 1755 se produjo un gran terremoto en el océano Atlántico provocó hasta 17 movimientos sísmicos que provocaron el derrumbe de edificios, la aparición de grietas en el suelo y el fallecimiento de más de 50.000 personas. Un tsunami arrasó parte de las zonas más cercanas al mar y barrios como la Baixa fue completamente destruida. En esa época la población de Lisboa era de 275.000 personas y esta catástrofe estuvo a punto de hacer desaparecer la ciudad. Pero la ciudad resurgió y la Baixa fue reconstruida y ahora se llama Baixa Pombalina, en referencia al marques de Pombal, quien reconstruyó la ciudad. Se edificaron nuevos edificios y se dio pie a la reconstrucción de Lisboa que ha llevado hasta la ciudad que es hoy, una mezcla de tradición y modernidad que ha sabido superar las pruebas más difíciles.

La Torre de Belem se alza en el estuario del río Tajo y se construyó entre los años 1514 y 1520, durante el reinado de Manuel I. Representa la máxima expresión de la arquitectura manuelista y en su origen era una torre de vigilancia, para ser más adelante prisión, faro e incluso aduana donde se controlaba todo lo que entraba a la ciudad por barco.

En Lisboa puedes encontrar una gran cantidad de murales, muchos de ellos creados por los mejores artistas urbanos del mundo. Alguno de ellos, por cierto, es portugués. Por este motivo Lisboa promociona estos murales y ha creado la Galería de Arte Urbano, en la que se pueden encontrar rutas que recorren los principales murales de Lisboa y que permiten a los aficionados a este tipo de arte conocer las principales obras de los muros de la ciudad.

El Puente 25 Abril es muy parecido al Golden Gate de San Francisco debido a que la misma empresa que diseñó el puente estadounidense se encargó de construir el puente lisboeta. Por ese motivo, ambas estructuras son muy parecidas, aunque no iguales. Ambas ciudades tienen un alto riesgo de sufrir terremotos, así que los puentes están construidos para evitar potenciales desastres causados por estos.

El tranvía es el modo de moverse por Lisboa más conocido y atractivo. Se inauguró a principios del siglo XX y los primeros coches se compraron a Estados Unidos, con el característico color amarillo que siguen llevando en su carrocería. Hay 5 rutas y 58 tranvías, de los cuales 40 son los clásicos.

Las dos líneas de tranvía de Lisboa más populares, por su recorrido, son la línea 28, que discurre por los barrios de de Estrela, Baixa, Chiado, Alfama y para en la catedral, el mirador Portas do Sol y el Castillo de San Jorge, y la línea 15, que es moderna y utiliza tranvías más actuales. Eso sí, es importante para el visitante porque para en Belem, donde se puede visitar la Torre de Belem y el Monasterio de los Jerónimos.

SIMILAR ARTICLES

0 106

No hay comentarios

Leave a Reply