«Los partidos han entendido que los lusovenezolanos importan»

«Los partidos han entendido que los lusovenezolanos importan»

0 926

Julio Materano

La opositora al Gobierno de Paulo Cafôfo y fundadora de la Asociación de Inmigrantes Venezolanos en Madeira (Venecom), Ana Cristina Monteiro, da un salto cuántico en la política de la isla. Con un lugar privilegiado en la lista de candidatos del CDS a la Asamblea Legislativa de la Región Autónoma de Madeira, la también vereadora de Funchal, es obviamente elegible. Incluso los presagios más pesimistas dan por hecho su puesto en el hemiciclo del archipiélago. Monteiro está de número tres en el cuadro presentado por la tolda socialcristiana. Pero no se confía. Al menos no se calza todavía una corona de olivos por el hilo telefónico. Y reconoce que está llamada a representar a una comunidad que se ha robustecido con el ingreso de una diáspora que se cuenta por miles.

A propósito de la oficialización de su candidatura por el CDS, el partido donde hace vida, admite que fue una sorpresa la posición en la lista. «De verdad, no me lo esperaba. Desde inicios de año estaba en mi cargo de vereadora, aprendiendo en la Cámara, esforzándome para cumplir. Y estaba enfocada en ello. Luego, Rui Barreto, el candidato a la presidencia regional, me propuso esa responsabilidad que asumí decidida. Le dije que si consideraba que estaba preparada, lista, lo haría», relata.

Con 12 años en la isla, su trabajo en el ámbito social y su incipiente carrera en la administración pública han sido el catalizador de este nuevo desafío, en el que, asegura Monteiro, está llamada a representar a los emigrantes y a la comunidad madeirense que retorna de Venezuela. Para la candidata venezolana, el hecho de que los criollos estén en un primer plano de la escena política, significa que los partidos han entendido que los portugueses que vienen de Venezuela también importan. Los venezolanos tenemos mucha palabra, mucho talento para dar», remata.

Monteiro, quien desempeñó ciertas funciones de contraloría como vereadora en la Cámara de Funchal, encarna el papel de la mujer en el Gobierno local y, con más propiedad todavía, el de la diáspora en la política. Formada como abogada en la Universidad Santa María, sus inquietudes sociales y políticas parecen venirle de familia. Su padre José Egídio Monteiro estuvo al frente del geriátrico Padre Joaquim Ferreira, en Los Anaucos, en cuya construcción participó activamente. En 1967 formó parte de la primera mesa electoral democrática de residencia en Venezuela, donde ayudó a los emigrantes a regularizar sus documentos. También formó parte de la junta directiva del Centro Portugués de Caracas, y fue vicepresidente y presidente de este club.

Monteiro, quien hizo estudios de equivalencia en Lisboa, dice que los políticos locales enfrentan el desafío de hacer las cosas de manera distinta. «He sido defensora de la idea de que los lusovenezolanos son tan portugueses como los madeirenses. Nosotros tenemos la dicha de tener dos nacionalidades y eso nos exige mayor responsabilidad. Tenemos los mismos derechos, obligaciones y responsabilidades. Hacer vida política aquí, aunque vengamos de Venezuela, es un derecho. Soy tan madeirense como otros madeirenses».

Sin embargo, Monteiro dice que la población, y quienes la representan, han entendido la importancia de la alternabilidad en la política, un requisito sin el cual no existe verdadera democracia y para el cual están convocados los lusovenezolanos y las distintas comunidades de emigrantes que se juegan su futuro en la isla.

Como candidata esboza su primera propuesta. Un dardo que podría despejar las dudas a quienes llegan a la isla y que le toma el pulso a la diáspora. «Lamentablemente en Madeira los empresarios, inversionistas y emigrantes no cuentan con una dirección que les brinde información concreta y personalizada sobre cómo hacer ciertas gestiones. Y algunos pecan por falta de información, no saben qué hacer, cuáles son los documentos que requieren y, consideramos que es necesario que exista un gabinete solo informativo que tendría que estar en la Loja Do Cidadão».

No hay comentarios

Leave a Reply