Los riesgos de sobrealimentar a los niños

0
1313

Andrea Guilarte Rincón
aguilarte@correiodevenezuela.com

Durante el XV Congreso Nacional de Nutricionistas y Dietistas de Venezuela, el doctor y especialista en nutrición infantil, Rafael Quevedo explicó por qué el tipo de nutrición que el lactante recibe durante los primeros meses de vida es determinante para su correcto desarrollo y para la salud del infante a largo plazo.
Existe la tendencia a exagerar la alimentación de los recién nacidos, sobre todo la de aquellos nacidos prematuramente o con bajo peso al nacer, para acelerar su crecimiento. Hoy sabemos que lo importante es que el peso y la talla del niño estén acordes a su edad y sean controlados por el pediatra o especialista de acuerdo a las curvas de crecimiento propuestas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) (2006), basadas en varios estudios de niños alimentados exclusivamente a pecho alrededor del mundo.

Según Quevedo sobrealimentar a los niños durante los primeros años de vida, lejos de beneficiar su crecimiento, puede incrementar el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas en la vida adulta, tales como: hipertensión, diabetes tipo II y enfermedad cardiovascular, además pueden desarrollar la obesidad.

Para el adecuado desarrollo de los niños, los expertos recomiendan la leche materna como el mejor alimento. Algunos estudios científicos sugieren que la lactancia materna en la infancia podría proteger contra el riesgo a largo plazo de desarrollar obesidad, hipertensión, niveles elevados de colesterol y diabetes. Esto se relaciona con un crecimiento más proporcionado del infante, ya que posee un contenido de energía y de proteínas que resulta óptimo para el crecimiento y desarrollo del bebé.

El especialista destacó otro aspecto importante de la nutrición infantil, se trata del consumo de proteínas, pero no en exceso, ya que un nivel elevado de ingesta de las mismas durante la infancia conlleva a que se dé un crecimiento acelerado, aumentando posteriormente la acumulación excesiva de grasa en el organismo, trayendo a futuro consecuencias en la salud.

Finalmente Quevedo apuntó que los niños deberían ser alimentados preferiblemente con leche materna o con fórmulas infantiles que tengan niveles de proteínas adecuados para promover un óptimo crecimiento y desarrollo. “Es importante que los padres se dejen guiar por su pediatra de confianza en cuanto a la adecuada alimentación de sus hijos, para brindarles una vida más sana durante todas las etapas de su vida”, dijo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here