Lusovenezolanos entrenan cada domingo en el polideportivo de São Martinho

Lusovenezolanos entrenan cada domingo en el polideportivo de São Martinho

0 235

Delia Meneses

Para asistir a los entrenamientos que tienen lugar cada domingo en el Polideportivo de São Martinho, en Funchal, no tienes que saber jugar béisbol pero sí tener ganas de aprender. Eso fue lo que demostró Gonçalo Nuno, exdirector del Centro de las Comunidades Portuguesas, quien participó en la práctica de este domingo 12 de mayo y hasta se animó a batear. Como ya es habitual la preparación estuvo dirigida por el entrenador Carlos de Sousa.

El perfil de los participantes es heterogéneo. Niños, jóvenes, adultos, con y sin experiencia en el béisbol, se juntan cada domingo de 12 a 1 pm en el campo de fútbol sintético de São Martinho, ubicado al lado del cementerio.

«Todos los interesados en practicar béisbol en la isla pueden acercarse, y el que no sabe, aquí aprende rápido»,  comenta Pedro Rodolfo Freitas, fundador de la Asociación de Basebol de Madeira, quien desea reactivar la disciplina en la isla con el oxígeno que pueden darle los miles de lusovenezolanos que han llegado a Madeira en los últimos años.También lanza un desafío a las mujeres para que se animen a integrar un equipo de softbol.

El pasado 28 de abril, la Asociación de Basebol y Softbol de Madeira, cuyo rostro visible es Freitas, renovó su directiva. Lo acompañan en este anhelo de visibilizar el deporte rey de Venezuela en la isla: Manuel Carlos Sousa, Ignacio Da Silva, Antonio Sixto, Juan Carlos Gouveia, Humberto Correa y Gonzalo Mendes.

Entre el año 2004, cuando surgió la asociación, y el 2009 fueron buenos tiempos para la modalidad en la isla, pues se realizaron innumerables torneos en el campo de béisbol de Campanario, espacio que hoy se encuentra abandonado. En estos cinco años dorados fueron tantos los que se adhirieron a la práctica de esta disciplina que se crearon hasta ocho equipos, entre los más importantes figuran: Funchal, Curral das Freiras, Caciques, Campanario, Calheta, Montecristo.

Un poco por la crisis esta práctica acabó por caer en el olvido. Pero algo está cambiando producto de la fuerza de voluntad de estos amantes de la pelota. Para los lusovenezolanos que están en Madeira, jugar béisbol, más allá de un deporte, es una oportunidad de «matar saudades» de su tierra natal, de reunirse entre coterráneos para sentir ese ambiente venezolano.

Freitas pide apoyo a las instituciones para conseguir que el béisbol tenga un espacio oficial en la Región Autónoma, un campo para entrenar y organizar torneos. “Queremos trabajar en dos vertientes: conformar los equipos de adultos y participar en la realización de aulas formativas para los niños de las escuelas de la isla”.

Es una aspiración compartida por João Inácio Abreu, profesor de Educación Física de la Escuela Secundaria Jaime Moniz, una de las pocas instituciones educativas donde se practica esta disciplina desde hace quince años. “El béisbol forma parte del programa académico y a los estudiantes les gusta bastante porque lo ven mucho en la televisión y en las películas. A esto se suma la presencia de los venezuelanos que traen la pasión por este deporte. En el liceo Jaime Moniz hay 2.900 alumnos y todos los salones juegan béisbol”.

Abreu destaca que para promover esta modalidad lo más importante es la formación, pues es necesario comenzar por las bases. Por ello, la Asociación de Basebol de Madeira, a través del entrenador Carlos Sousa, dará aulas formativas en el liceo Jaime Moniz. La idea es replicar esta iniciativa en otras escuelas de Madeira.

NO COMMENTS

Leave a Reply