Manuel Viveiros: “Llegué a Caracas tres días después del terremoto”

Manuel Viveiros: “Llegué a Caracas tres días después del terremoto”

0 2185

En compañía de su madre y su hermana, embarcó con tan solo 11 años de edad en el trasatlántico Federico C, desde São Vicente, Isla de Madeira

Ommyra Moreno Suárez

Manuel Viveiros llegó  a Venezuela en el año 1967, exactamente tres días después del terremoto que azotó a la capital venezolana el 29 de julio de 1967. El movimiento telúrico, que se sintió además en el Litoral Central, los Valles del Tuy y Guarenas, dejó un saldo trágico de 236 muertos, dos mil heridos y daños materiales por 450 millones de bolívares.

En compañía de su madre y su hermana, Manuel embarcó con tan solo 11 años de edad  en el trasatlántico Federico C, desde São Vicente, Isla de Madeira, para reencontrarse con su padre en Caracas. Don Manuel, su padre, tuvo que emigrar primero debido a las deudas y la falta de ingresos que no le permitían mantener a su familia en Portugal. En 1948, llegó a Venezuela y comenzó trabajando como obrero, ayudando a construir las carreteras durante la dictadura del presidente Marcos Pérez Jiménez (1948-1958), bajo los planes de asfaltado y edificación impulsados por el gobierno en aquel momento.

De esta forma, Manuel explica que su padre se hospedaba en pensiones y ahorraba al máximo para poder enviarle dinero a su familia, lo cual les permitió a ellos emigrar a Venezuela. Ese año, a pocos días de llegar el país, el capitán informa que un terremoto azotaba la ciudad y que debían desviarse a Miami y permanecer allí al menos un día, ya que las autoridades impidieron la llegada de los barcos al Puerto de La Guaira.  Sin embargo, estos contratiempos no impidieron que Manuel, su hermana y su madre, se reencontraran con su padre luego de 10 años de separación. Don Manuel los esperaba en el Puerto con la esperanza de un futuro diferente, lejos de los infortunios y la austeridad que vivían en Portugal. Inmediatamente, Manuel,  de  12 años, comenzó a trabajar con su padre en un pequeño abasto ubicado en Campo Rico, Petare, el cual logró  establecer con el trabajo de muchos años como obrero de carreteras.

Familia Viveiros Landaeta

Pasados los años, su familia decide regresar a Portugal. Sin embargo, Manuel prefirió quedarse, pues ya sentía una profunda conexión con el país. Años más tarde, ya establecido en Venezuela, se casó con su actual esposa, Miriam Landaeta, quien lo acompaña desde hace más de 30 años y lo impulsó a culminar su educación secundaria, ya que al llegar de Portugal, sólo había terminado la primaria.  De la unión, nace su hijo Juan Manuel Viveiros, quien siente un profundo orgullo por sus raíces lusitanas. En el 2004, la familia regresa a Portugal, pero sólo por pocos meses. Aunque ha vivido la mayor parte de su vida viviendo en Venezuela, Manuel preserva, con gran sentido de pertenencia, sus costumbres portuguesas, al igual que su indiscutible acento.

No hay comentarios

Leave a Reply