Más que una librería, un punto de encuentro para la comunidad

Más que una librería, un punto de encuentro para la comunidad

0 175

María Victoria Correia es la dueña de “Katania”, un establecimiento que está en Venezuela desde la década de los sesenta

Oscar Sayago

En la urbanización San Bernardino, Caracas, se encuentra un pequeño establecimiento que ha perdurado a lo largo de los años gracias a toda la dedicación de sus dueños, que con la ayuda de un gran equipo de trabajo, y por la perseverancia de cada uno se han podido reinventar y crear nuevos métodos para subsistir la crisis que atraviesa el país.

Cada cliente que entra a este pequeño ágora es recibido por un equipo dedicado de mujeres emprendedoras, que con la mejor disposición se toman su tiempo para atender y aclarar cada pregunta de sus parroquianos.

El equipo de trabajo se puede catalogar como familiar, cada uno sabe que papel juega en la ecuación, no obstante esto no se presenta como un impedimento para pasar un buen rato. Llevando las riendas del local se encuentra la Sra. María Victoria Correia, inmigrante portuguesa que llegó a Venezuela en la década de los setenta.

La Sra. Correia es oriunda de la Isla de Madeira. Al adentrarnos un poco en su vida nos comenta que la razón principal por la que vino al país fue por su esposo, que en ese entonces ya estaba viviendo en Venezuela y solo esperaba reencontrarse con María para empezar a consolidar los sedimentos de una familia.

Finalmente María llegó a Venezuela en 1971, y aunque tiene mucho tiempo lejos de Madeira todavía la recuerda como si la hubiese visto por primera vez. “Me recuerdo de todo, desde la hermosa cultura, los paisajes casi de película y la gastronomía. Yo la recuerdo hermosa y si llego a volver en unos años la quiere volver a ver de igual de impecable”.

-¿Hace cuánto se fundó la librería?

Hace 50 años, el negocio ha pasado de generación en generación, desde su creación siempre ha sido una librería. Nuestra familia es  la tercera que ha manejado el negocio ya qué ha pasado por otros dueños

-¿Qué aprendizaje le ha dejado?

De todo un poco, aparte de vender libros y materiales de papelería hacemos manualidades y nos caracterizamos por nuestra atención, ya que cada cliente recibe un trato especial.

-¿Cual es lo que más te gusta de tu trabajo?

La verdad es que todo, con el paso del tiempo apreciamos las pequeñas cosas de la vida…además si no nos gustara no estaríamos aquí.

-¿Tomando la situación país que vive Venezuela, cuál diría que es el mayor desafío?

Una de las cosas es adaptarnos a la moneda y tener que escuchar las críticas de los clientes por los precios de nuestros productos, aunque es algo inevitable porque cada día los precios aumentan y las personas discrepan en relación a ciertos costos, pero a pesar de todo nos hemos podido mantener.

-¿Qué crees que ha cambiado a lo largo de los años?

Muchas cosas, por una parte la cantidad de productos que se compraban, los materiales, antes comprabamos por bulto ahora tenemos que comprar por unidades, también tuvimos que dejar de vender ciertos materiales porque no se exportan o porque simplemente se dejaron de producir, también ha bajado el volumen de ventas.

-¿Como se han logrado mantener a flote?

Bueno primero esta nuestro grupo de trabajo, como ya somos conocidas de hace muchos años ya tenemos una amistad…inclusive diría somos como una familia. En cuanto a las ventas, lo único que podríamos decir es que vamos sobre la marcha, poco a poco.

-¿Como ven la situación en un año?

Bueno si la situación actual ha llegado a un estado crítico, no puedo empezar a imaginar como estará para el 2019, no obstante tenemos fe en Dios y sabemos que todo va a mejorar.

-¿Qué es lo mejor que tiene Venezuela?

Creo que especialmente los hermosos paisajes, no obstante pienso también que la gente ha cambiado muchísimo, la personalidad de las personas ha cambiado considerablemente en relación a años anteriores, los valores se han perdido.

-¿Si pudieras cambiar algo que sería?

Todo lo que hace daño lo quitaría por completo, tendríamos que empezar desde cero.

NO COMMENTS

Leave a Reply