El mediocampista Gabriel Miranda busca asegurarse un lugar en el Marítimo de...

El mediocampista Gabriel Miranda busca asegurarse un lugar en el Marítimo de Madeira

0 71

Julio Materano

Con 19 años, una vida prometida al fútbol y su niñez inscrita en el terreno del balompié, Gabriel Miranda, es tal vez uno de los mediocampistas más prometedores del Club Sport Marítimo de Madeira, el equipo con más adeptos junto al Nacional. La joven promesa del fútbol está a tan solo pasos de conquistar su sueño en suelo europeo. Su desempeño físico y su rendimiento sobre la grama lo han puesto bajo la mirada de los entrenadores para ficharse en la categoría Sub-23, un florecimiento que lo llevaría a otro nivel de esa disciplina.

Hoy la tierra de Cristiano Ronaldo, donde se respira fútbol por dondequiera, capitaliza lo mejor del talento latino. En la isla también hay destacados atletas de Africa y de Europa, pero en la lista descuella Gabriel Miranda, un venezolano que gestó su pasión en las canchas del Colegio San Ignacio y que luego formalizó su carrera en el Caracas Fútbol Club y más tarde en el Deportivo La Guaira, dos experiencias que impulsaron su pasión.

Aunque su carrera comenzó a los 5 años, no fue sino hasta los 14 años, en plena adolescencia, cuando tuvo su primer acercamiento con los clubes venezolanos con el Caracas FC. Debutó en primera división del fútbol venezolano con el Deportivo La Guaira en el 2017, bajo la dirección técnica del estratega Eduardo Saragó. Además participó en distintas concentraciones y módulos con la Vinotinto sub-15 de la mano de Alessandro Corridore.

“Venir a Europa es un paso inmenso. Aspiro poder quedarme aquí y firmar con el Marítimo. Es una oportunidad que me ofrece la vida para continuar mi formación”. Sus días transcurren con el mismo rigor de la disciplina deportiva. Los entrenamientos comienzan desde temprano, cuando debe darlo todo en el terreno para afinar su rendimiento.

 De su primera fase en Madeira destaca la tranquilidad de la isla, la seguridad de sus calles transitadas por turistas, la calidad de los servicios y la belleza de sus paisajes. Gabriel Miranda nació el año que su padre, el legendario jugador de la Vinotinto, colgó los botines. No lo vio jugar profesional, pero sabe lo que significa llevar su mismo nombre en el fútbol venezolano y con eso en mente disputó con el Deportivo La Guaira sus primeros cuatro partidos en Primera División.

“Desde que nací tenía una pelota en la cuna”, dice el futbolista, quien asegura que su progenitor es su mayor referente. Luego de su acelerado crecimiento profesional en Venezuela, demostró su talento en el fútbol uruguayo en las canteras del Defensor Sporting por un corto plazo, sin embargo, consiguió realizar unas pruebas en el Newell Old Boys. En este club dejó una huella indeleble en tierras argentinas donde dio de que hablar.

“Durante mi experiencia en Uruguay pude ver que es un fútbol  aguerrido de más roce. Allá es el fútbol o nada. Mientras que en Argentina ellos ven el balompié de otra manera”. El joven mediocampista sigue el legado de su padre, el histórico “10” Gaby Miranda, el principal mentor e inspirador del talentoso futbolista criollo.

Pero no todo es fútbol. En Madeira, Gabriel también ha tenido que plantarse frente al desafío de vivir solo, atender los quehaceres domésticos y desenvolverse, con mucha agua de por medio, fuera del regazo familiar. A diferencia de su estadía en Argentina, donde concluyó el bachillerato y vivió en una academia, este año el jóven tiene que hacerse todo.

“Desde segundo año de mi bachillerato, en el colegio San Ignacio, comencé a faltar por motivos de competencia. Y tuve todo el apoyo de mis profesores. Gracias a ellos, puede salir adelante”, comenta. De abuelos uruguayos, lamenta la falta de infraestructura que trunca el sueño del fútbol al talento venezolano. A su juicio no existe incentivo ni apoyo de las autoridades a quienes aspiran brillar sobre el terreno. Su exhorto no es un grito aislado, es más bien el lamento unívoco de una generación que exige mejores condiciones y oportunidades para el desarrollo deportivo del país. Gabriel Miranda no es la única promesa deportiva de su familia. Su hermano también se abre camino en el Deportivo Petare.

NO COMMENTS

Leave a Reply