Mercancía regulada obliga a trabajar con las rejas abajo en Sabana Grande

Mercancía regulada obliga a trabajar con las rejas abajo en Sabana Grande

0 231

Delia Meneses

El bulevar de Sabana Grande, que en otros tiempos era el lugar predilecto para comprar los regalos de Navidad, es un reflejo de las dificultades que enfrenta el sector comercial, que aspira que este corredor recupere el brillo de otras épocas.Desde hace dos semanas se anunció el inicio de la “Fiesta Navideña 2018“, operativo mediante el cual el Gobierno vende ropa y calzado a bajos precios. Si bien, los comerciantes explican que hasta ahora no ha habido fiscalizaciones y rebajas forzadas en los comercios, aseguran que dicho operativo ha repercutido en las ventas de los productos propios de las tiendas.

Las rebajas han provocado aglomeraciones de compradores y la gran mayoría de los comercios optan por trabajar con las rejas abajo para evitar algún inconveniente. Juan Contoriano, representante de la Asociación de Comerciantes de Sabana Grande, indicó que “las vitrinas no tienen adornos alusivos a la época como se solía colocar en años pasados y no podemos implementar horario navideño porque hay que mandar al trabajador temprano a su casa por la falta de transporte”.

Contoriano agregó que la actividad comercial ha descendido más de 60%, lo que ha ocasionado muchas pérdidas y precisó que solo en Sabana Grande han cerrado más de 400 comercios de un total de 2.500.

Antonio Camacho es madeirense y trabaja en el bulevar hace más de 30 años. Como muchos comerciantes tuvo que reinventarse y transformar su tienda de ropa en una de bisutería y cosméticos para ofrecer productos con mayor salida. Aún así ha sentido la disminución de las ventas. “Antes los clientes se llevaban de 5 a 7 piezas de cosméticos para hacer regalos y ahora solo se llevan una”.

Al problema del bajo poder adquisitivo del venezolano, que año tras año ha impactado aún más en las ventas del sector comercio, ahora se le suma el hecho de que deben vender mercancía de la que obtendrán poca o nula ganancia.

En la tienda Prime Shoes, la mayoría de las personas entraba a preguntar por los productos de la “Fiesta Navideña”, cuyo sticker estaba pegado en la entrada del local. La mercancía en cuestión fue ubicada al fondo del establecimiento, separada de la propia para evitar confusiones.

Una empleada explicó que la venta de productos que forman parte del operativo suma un porcentaje pequeño a las ventas diarias del establecimiento. “Prácticamente las tiendas que tienen esta mercancía operan como “intermediarios” para que el Ejecutivo pueda vender dichos productos”.

Elisa Vásquez pudo comprar tres pares de zapatos a Bs 1.300 cada uno. “Para mí y para mis dos hijas. La diferencia de precios es abismal”. Sin embargo, a pesar de los bajos precios, muchos usuarios se quejaron de la mala calidad de los productos ofrecidos por el Gobierno y la falta de variedad. “No estoy de acuerdo con que todos nos vistamos iguales”, dijo una mujer al salir de una de las tiendas que albergaba pantalones y camisas del operativo oficial. Además, los que compran los productos marcados con la regulación del gobierno no pueden hacer devoluciones o cambio.

“Los militares recorren el bulevar de Sabana Grande por órdenes de la Sundde y eso genera un ambiente de incertidumbre que no es propicio para el comercio”, dice Jesús Andrade desde el mostrador de una de las panaderías de la zona, que también reporta disminución de más de 50% en sus ventas.

En el bulevar se viven dos realidades paralelas. Las tiendas con mercancía regulada lucen abarrotadas mientras aquellas que no forman parte del operativo tienen precios elevados y pocos compradores. En muchos locales los artículos ni siquiera tienen los precios marcados, pues la inflación no permite fijar los costos en un cartón. Lo mismo ocurre con restaurantes y cafés de la zona. Vitrinas vacías por falta de inventario es otro escenario presente en el bulevar.

No hay comentarios

Leave a Reply