Nuestra Señora de Fátima por toda Venezuela

Templos y parroquias se abanderan con el nombre de la Virgen, convirtiéndose en lugares populares entre los feligreses

0
1928

La devoción hacia la Virgen María, y en este caso hacia Nuestra Señora de Fátima, ha hecho posible que su nombre e imagen sea utilizado en nombre de colegios, frigoríficos, supermercados y hasta centros de estética y salud, pero también que desde la época de mayor migración de portugueses, se iniciara un movimiento en el que serían las parroquias e iglesias, las que llevarían el nombre de Nossa Senhora.

Aunque muchos desconocen la existencia de estos lugares, lo cierto es que desde el año 1952 existen parroquias, Iglesias y servicios especiales amparados con el nombre de la Virgen de Fátima, extendidos por todo el territorio nacional, lo que se ha ido equiparando con la presencia de imágenes de la reina portuguesa, quien cada vez se encuentra presente en más sedes de la iglesia católica venezolana.

La primera iglesia Nuestra Señora de Fátima registrada en Venezuela, corresponde a la sede de la Parroquia del mismo nombre, inaugurada en el año 1952, y que desde entonces se ubica en la avenida Este 12, N. 285, urbanización El Conde, en Caracas, siendo una de las pocas estructuras de la época que se mantienen de pie en esta zona de la capital. Esta iglesia, merece ser visitada por todo aquel que desee tener una experiencia visual muy completa, pues la fachada de este templo no dice lo que se encuentran los creyentes que asisten a este templo de oración.

Cinco años más tarde, se inauguró la Iglesia Nuestra Señora de Fátima(1957), en la calle Bolívar, del Barrio Nazareno de Petare, zona que pese a la dificultad de acceso, mantiene entre sus vecinos a un importante número de portugueses.

El Junquito, es otra de las zonas de la capital que alberga una iglesia con este nombre, correspondiente a la Parroquia La Misericordia del Señor, en el Km 19, feligresía famosa por los honores que cada año se le rinden a la virgen, con la que se trata de resaltar las tradiciones portuguesas.

Nuestra Señora de Fátima, también es una iglesia auxiliar de la Parroquia San Francisco Javier. Este servicio está ubicado en el Barrio Simón Rodríguez, sector El Molino, de El Manicomio, muy cerca de Catia, lo que aumenta la presencia de la Virgen en zonas populares, al consolidarse después de muchos años, en 1982, la fundación de la Iglesia Nuestra Señora del Rosario de Fátima, en Las Minas de Baruta.

Uno de los servicios especiales, dedicado a las comunidades extranjeras, reconocido por la iglesia venezolana, lo presta la popular Misión Católica Portuguesa, cuyo nombre origial es Ermita de Nuestra Señora de la Coromoto y Nuestra Señora de Fátima, ubicada en San Bernardino, y dirigida por el padre madeirense Alexandre Mendonca

Hacia el interior del país, nos encontramos con parroquias novedosas, como la Parroquia Eclesiástica Nuestra Señora de Fátima de Maracaibo, que cuenta en su haber con una moderna página web (www.parroquiafatimamaracaibo.com) con la que mantiene contacto cercano y directo con los feligreses.

Fue el 28 de enero de 1957, cuando el obispo de Maracaibo, Monseñor Marcos Sergio Godoy, firmó el decreto de la erección de la nueva parroquia que respondía a la necesidad de espacios religiosos producto del aumento de la población, por lo que la parroquia Nuestra Señora de las Mercedes, erigió a Vice-Parroquia eclesiástica, bajo el título de Nuestra Señora del Rosario de Fátima, en Monte Claro, la iglesia que fue construida dos años después en la calle B con avenida 2, Sector 18 de Octubre de Maracaibo.

Curiosamente en esta iglesia, ninguno de los sacerdotes que la ha dirigido desde sus inicios, ha sido de origen portugués.

Hacia el centro del país, nos encontramos con la Iglesia Nuestra Señora del Rosario de Fátima, de la urbanización Barici, de Barquisimeto, que desde hace algunos años se ha convertido en un centro de encuentro de jóvenes y familias, además de ser uno de los centros religiosos de todo el país, más visitado durante las misas. Esto en gran parte se debe a la llegada del famoso padre carismático Chulalo, quien con técnicas poco comunes en la Iglesia, pero muy novedosas, ha logrado atraer a nuevos y jóvenes feligreses, así como creyentes de otras parroquias quienes han decidido encontrarse con la Iglesia, gracias a la acción de este sacerdote.

Las misas de domingo, son toda una experiencia que se debe vivir y disfrutar. Se entra sin conocer a nadie, y se termina siendo amigo de quien se tiene al lado o atrás, y aunque usted no lo crea, se disfruta tanto que hasta los abuelitos bailan en honor a Dios.

El padre Chulalo también se caracteriza por la cercanía con sus feligreses, con quienes tiene contacto directo antes y durante la misa, así como en las actividades de la Iglesia, pero también a través de las redes sociales, donde es conocido por sus directos post en su blog (padrechulalo.blogspot.com), donde habla sobre temas actuales y de interés nacional.

Como dato curioso, en un gran número de guías turísticas de la ciudad de Mérida, aparece como monumento resaltado, apto para la visita de turista, la Gruta de la Virgen de Fátima, ubicada en el Sector La Terraza, de la avenida Táchira con intersección de la Vía al Barrio Los Limones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here