Odontólogos lusovenezolanos piden régimen especial para ejercer en Portugal

Odontólogos lusovenezolanos piden régimen especial para ejercer en Portugal

0 389

Son 88 profesionales radicados en el país ibérico que no han podido lograr el reconocimiento de su carrera. Lamentan que no les permitan trabajar ni siquiera como asistentes dentales

Delia Meneses

Magda Medina es odontóloga, odontopediatra y tiene un diplomado en ortodoncia. En Caracas dejó su consultorio, que solía estar lleno de pacientes; también abandonó las aulas de la Universidad Santa María donde dio clases durante 18 años. Sentir de cerca la inseguridad la llevó a emigrar en mayo de 2017, además del deseo de mejorar la calidad de vida y las oportunidades de sus hijos, dos adolescentes de 10 y 17 años.

«Meter la vida en dos maletas es lo más difícil que me ha tocado en la vida. Sobre todo porque yo nunca pensé que iba a salir de Venezuela», cuenta esta egresada de la UCV, casada con un madeirense. Sin embargo, Magda y sus hijos no se radicaron en la isla de Madeira; llegaron a la ciudad de Porto, donde un familiar los recibió en su casa por tres semanas.

La primera etapa es de sobrevivencia, por eso esta profesora universitaria ha tenido que hacer un poco de todo para ganarse la vida, menos de odontóloga. Comenzó limpiando mesas en una cafetería y luego consiguió trabajo en un call center. Así mantiene a la familia, atendiendo llamadas en inglés y en español. Pero su meta es poder ejercer la Odontología en Portugal, un anhelo que comparte con otros colegas.

Son al menos 88 los odontólogos lusovenezolanos radicados en el país ibérico que buscan validar su grado académico. Se trata de un proceso largo y costoso. «Yo he hablado con muchos colegas y la mayoría no tiene el dinero ni el tiempo para ingresar a una universidad privada. La reválida puede durar entre uno o dos años, hay que pagar una inscripción de 450 euros más 600 euros mensuales, como mínimo estamos hablando de 15 mil euros. O trabajas para comer o para costearte los estudios, tomando en cuenta que prácticamente todos ganamos sueldo mínimo, menos de 700 euros al mes. Esto hace que la gente se rinda».

Otros deciden irse a España para obtener el reconocimiento de su título, un proceso que se ha vuelto más lento por la gran cantidad de solicitudes. «Pedimos que nos den una oportunidad. En otros países aunque es difícil no es imposible. Por los canales regulares no podemos, la mayoría no tiene todos los requisitos pues en Venezuela gestionar todos los documentos se ha vuelto un negocio, hay muchas trabas. Para hacer la reválida en Portugal piden la carga horaria actualizada, cuando yo me gradué en 1999 no daban eso», explica Medina.

Para el grupo de 88 odontólogos radicados en Portugal la solución pasa por aplicar un régimen especial para que puedan ejercer en este país. «Pedimos que nos den una oportunidad. Estamos formados y estamos dispuestos a trabajar, es un recurso gratis formado. Podemos ser de gran ayuda en las escuelas y en los ambulatorios en el área de prevención, abordando temas como la alimentación, el cepillado o las células madre».

Medina razona que los profesionales del área de la salud provenientes de Venezuela deben tener un tratamiento especial porque su condición es prácticamente la de un refugiado. Agrega que no vienen a Portugal por una opción, sino prácticamente huyendo por el estado en que se encuentra el país, deben iniciar su vida desde cero, por lo que debería hacerse todo lo posible para que puedan integrarse en esta sociedad y trabajar en su profesión.

Los odontólogos lusovenezolanos ponen como ejemplo a países como Argentina y Chile que han creado regímenes especiales para que los profesionales provenientes de Venezuela puedan incorporarse al mercado de trabajo. En Portugal hay casos como el de un cirujano maxilofacial trabajando en una fábrica de corcho. «No nos dejan trabajar ni siquiera como higienistas o como asistentes dentales lavando instrumentos».

La Asociación de Higienistas de Portugal les informó que como médicos dentistas no pueden bajar de categoría ni solicitar trabajar como higienistas a menos que hayan estudiado en Portugal una licenciatura en Higiene Oral que son tres años y que sea avalada por la universidad.

No hay comentarios

Leave a Reply