«Para prosperar necesitamos incentivos y no controles»

«Para prosperar necesitamos incentivos y no controles»

0 275

Comerciantes de origen luso continúan haciendo vida y trabajando en Petare

Delia Meneses

Que no hay otra manera de realizar las cosas sino con pasos pequeños es la filosofía que sostiene a los comerciantes que viven y trabajan en Petare desde hace varias décadas. En medio de las adversidades que enfrentan sueñan con un casco histórico que pueda ser un espacio abierto a los emprendedores, artesanos y cultores, que lleve a más personas a visitar esta zona emblemática de la ciudad.

A la parroquia le hacen falta muchas cosas: seguridad, limpieza, agentes policiales pero le sobra potencial humano. Los encargados de negocios coinciden en que los comerciantes  necesitan incentivos y no controles para prosperar. Están acostumbrados a trabajar por lo suyo y ahora más que nunca tienen que ser creativos para generar sus ingresos a pesar de la crisis social y económica. En medio de este escenario se ponen metas y las cumplen en un intento de rescatar el emprendimiento, el mérito, el esfuerzo.

«Tenemos mucho por hacer y transformar para que ese potencial salga y se multiplique. Vecinos que a pesar de todo lo que vivimos en Venezuela, aún piensan cómo emprender, cómo ganarse la vida con esfuerzo y creatividad. En ellos descubro los ideales de la libertad», dice Xiomara Sierra, abogada de la UCV, quien realiza trabajo social en la zona.

Una de esas historias llenas de trabajo y esfuerzo es la de Encarnación Da Silva. Una vecina que tiene 40 años como comerciante y que está hoy en el  Mercado de Mesuca, en Petare. Es muy popular entre todos sus compañeros del mercado, la distinguen sus años y honestidad.

Nació en Portugal pero desde muy joven se vino a Venezuela. Aquí formó su familia y construyó su casa en Barrio Unión (Petare), hace 54 años. Como muchos inmigrantes de Portugal se dedicó al comercio, esencialmente de alimentos, y rápidamente comenzó a diversificarse.

Encarnación, como tantos comerciantes, cree en el trabajo y la formación para lograr la prosperidad de una nación. Eso mismo se lo instruyó a sus hijos y nietos. Ella cree que es muy alto el costo de lo «gratis», que no hay nada mejor que ganarse el pan con su esfuerzo.

Para Encarnación, Petare es liberal porque ve a diario el trabajo y el esfuerzo de sus vecinos que acuden al Mercado de Mesuca.

No hay comentarios

Leave a Reply