Pescados para la diabetes

Pescados para la diabetes

0 1664

El consumo de frutos del mar disminuye la concentración de glucosa y el riesgo de padecer diabetes

Silvia Cristina Di Frisco
sdifrisco@correiodevenezuela.com

Un equipo de investigación, conformado por especialistas de la Universidad de Valencia, en España, llevó a cabo un estudio en el que se analizó el patrón dietético de la población adulta ibérica, con alto riesgo cardiovascular. Según los resultados, evidenciados en 945 personas con edades comprendidas entre los 55 y 80 años, se detectó un alto consumo de carnes rojas, embutidos y pescados.

Mientras comer muchos embutidos suele asociarse con aumento en el peso corporal y en las tasas de obesidad, el consumo de pescados, en cambio, se vincula con una menor concentración de glucosa y una disminución en el riesgo de padecer diabetes.

Mercedes Sotos Prieto, investigadora de la Universidad de Valencia y autora principal de un trabajo incluido dentro del estudio Predimed (Prevención con Dieta Mediterránea), explicó que
“en los países mediterráneos, el consumo de alimentos característicos de su dieta natural ha disminuido en las últimas décadas para aumentar el de grasas saturadas, procedentes, sobre todo, de las carnes rojas y la bollería industrial».

El consumo de carnes rojas en la población ibérica alcanza la media de una vez al día y resulta elevado en comparación con las recomendaciones alimentarias. Esto se vincula directamente con elevaciones en la presión arterial, padecimiento de diabetes y un moderado incremento de la mortalidad total, originada por cáncer y enfermedades cardiovasculares.

Contrariamente, el pescado está incluido en la dieta mediterránea y tiene efectos cardiosaludables. Entre las hipótesis formuladas para explicar la relación entre el consumo de pescado con el riesgo de diabetes, resalta una que señala que el aumento de ácidos grasos omega 3 en las células del músculo esquelético, mejora la sensibilidad a la insulina.

Respecto a las diferencias de género, el consumo elevado de grasas saturadas procedentes de la ingesta de carnes rojas y embutidos fue mayor en el caso de los hombres. Las mujeres demostraron comer más carne blanca, en particular pavo y pollo. En relación al consumo de pescado, no se encontraron diferencias significativas de género.

SIMILAR ARTICLES

0 96

No hay comentarios

Leave a Reply