¿Qué hay después de una gran victoria?

¿Qué hay después de una gran victoria?

0 340

Dicen que lo único constante es el cambio y, el fútbol, al igual que la vida, se encarga diariamente de demostrárnoslo. La melancolía que sucede al conjunto de emociones que nos embargan cuando ganamos una final, es parte del proceso natural de  asimilación de los cambios que podrían ocurrir en el equipo a partir del día siguiente. Cual montaña rusa, pasamos de la euforia del momento a la incertidumbre del mañana. Como quién se despierta de un sueño, la realidad nos devuelve al presente y nos invita a pensar en quiénes se irán y quiénes se quedarán; porque, en nuestro interior, sentimos que pudiese no haber otra oportunidad de verlos jugar a todos juntos. Esta agridulce realidad, se hace aún más evidente cuando los equipos más modestos son los que consiguen alzarse con el anhelado título. Poco a poco, vemos como las diferentes ofertas comienzan a llegar, siendo, en muchas ocasiones, aceptadas.

La pasada final de la Copa Libertadores no ha sido la excepción. El Flamengo, campeón, logró repetir la hazaña 38 años después y, mucho se ha especulado sobre lo que le deparará el futuro a este equipo brasileño. Tentadoras ofertas que llegan desde el viejo continente, préstamos que se acaban, salidas inminentes. Pieza por pieza, jugador a jugador, llega el momento de la despedida. Los equipos ganadores se desmantelan para tristeza de sus fanáticos. Sin embargo, no todo el panorama se vislumbra triste. Siempre queda la expectativa de nuevos comienzos y desafíos. En palabras del gran Galeano, nos quedamos con esa melancolía irremediable que nos deja el fin del partido.

SIMILAR ARTICLES

No hay comentarios

Leave a Reply