Rali Vinho Madeira, 55 años de historias

Rali Vinho Madeira, 55 años de historias

0 1501

La primera carrera de autos se realizó en 1959, en aquel momento la prueba tenía el nombre de “Volta á Madeira en Automóvel” y nadie soñaba siquiera con un campeonato europeo de rallyes. En ese año, ganó José Lempreia con un MGA. El rally Vinho Madeira, nombre con el que después fue bautizado, daba los primeros pasos en una historia que tiene ya 55 años, muchas aventuras y accidentes que lamentar.

El automovilismo ganó adeptos deprisa, a pesar de ser un deporte caro en una época en que tener carro era un sueño para ricos y emigrantes. Las máquinas de velocidad hacían soñar, sobre todo a los más jóvenes, quienes dormían en el lugar para ver las eliminatorias nocturnas. Y los pilotos eran los jóvenes más bonitos. Los pioneros como Zeca Cunha y Janica Clemente aún son recordados.

La prueba, sin embargo, no tenía la organización de hoy, con la policía que desviara el tránsito e impusiera límites de seguridad para el público. Era todo mucho  más aficionado, tan aficionado que, en 1977, cuando la “Volta” llevaba casi 20 años de existencia, los pilotos tuvieron que esperar  a que la procesión de Bom Jesus de Ponta Delgada, pasara.

La historia de los carros de rally esperando por la procesión, terminó por influencias en el resultado final. Mientras los pilotos esperaban, Américo Nunes, quien fue el vencedor de esa edición, inventó un esquema para romper el tránsito. Hizo creer que el copiloto necesitaba ayuda médica, colocó las luces de emergencia y, claro, llegó primero que los otros.

Estos fueron, sin embargo, los tiempos de un cierto romanticismo. Al año siguiente, en 1978, en la “Volta”  resultó ganador Ari Vatanen, futuro campeón mundial de rally, hombre del Paris Dakar. La “Volta á Madeira en Automóvel” estaba a punto de pasar a Rally Vinho Madeira y a traer pilotos de marca y con ambiciones en el campeonato de Europa.

En 1984,Henri Toivonen, promesa del automovilismo europeo, venció el Rally Vinho al comando de un Lancia 4. El piloto finlandés acabó por morir en un accidente en un rally de Córsega, dos años después. A  mediados de los años 80, el rally madeirense entraba en el mapa y tenía hasta una estrella femenina.

Antonella Mandelli, una bonita italiana, logró varios terceros lugares y un segundo en el rally Vinho Madeira. Primero con el Fiat y después con un Lancia. Fueron los tiempos de las mujeres en los rallyes, y de las cuales Michelle Mouton, piloto francesa, fue la más exitosa. Llegó a ganar una etapa del campeonato del mundo.

Mientras llegaban los pilotos extranjeros, la prueba ganaba más peso social. El gobierno regional pasó a decretar tolerancia de punto el viernes del rally y millares de madeirenses comenzaron a

Irse a la sierra para acampar y ver los carros pasar. Y una prueba con tantos años también tuvo sus tragedias.

En 1998, en la 22ª eliminatoria en el Paul da Serra, el carro del piloto portugués Adruzilo Lopes se desvió, volcándose varias veces y atropellando a varios espectadores. Una joven de 20 años y un niño de siete murieron en el accidente. El caso aún está en los tribunales. Adruzilo Lopes regresó al Rally Vinho Madeira y ganó la prueba en 2001, con grandes críticas por parte de los familiares de las víctimas.

En aquel momento, a finales de los años 90, ya Madeira tenía un campeonato regional de rallyes con varios equipos y pilotos. En 2004, Victor Sá, hijo del empresario Jorge Sá, venció la prueba. Fue la época de mejores resultados y mayor abundancia de recursos, en que los equipos madeirenses disputaban los primeros lugares con los pilotos extranjeros.

El Rally Vinho Madeira sufrió con los recortes en los subsidios deportivos. En 2011, no se logró pagar a la cadena de televisión Eurosport para integrar el Intercontinental Rallye Challenge, pero se mantuvo en el Campeonato Europeo de Rallyes. En 2013 bajó al coeficiente 20, el lugar que ocupaba diez años antes. Este año la prueba fue sólo con pilotos madeirenses. Bruno Magalhães sumó la tercera victoria en la prueba.

NO COMMENTS

Leave a Reply