Un salto de Aveiro a Caracas

Un salto de Aveiro a Caracas

0 204

Una adolescente de 12 años que no tenía la suficiente madurez ni autoridad para decidir qué hacer le tocó emigrar del pueblo a una gran ciudad. Este es el caso de Lidia María Reis De Oliveira originaria do Concelho de Anadia Distrito de Aveiro, llegó a Venezuela en el año 1973 con sus padres y su hermano menor.

Al igual que muchos, sus papás vinieron en búsqueda de una vida mejor para Lidia y su hermano, ya que en aquél entonces Portugal atravesaba por un momento de dictadura y Venezuela, era la solución a su estabilidad.

La variación del pueblo a la gran ciudad fue una de las cosas más difícil de afrontar para esta adolescente, pues pasó de vivir en la casa de su abuela materna que era grande a una casa pequeña en donde apenas podía estar con sus papás y su hermano. Otra de las dificultades fue el idioma, Lidia por pena a que se burlaran de ella o que no la llegasen a entender no quería asistir al colegio.

“Me costó asimilar que me había venido y había dejado a mis familiares y amistades”

Con el pasar de los años Lidia pudo entender el motivo de la decisión de sus padres y con madurez afrontó la situación dejando a un lado los miedos y las “saudades”, formó una bonita familia con dos hijas, a las cuales acompañó por mucho tiempo en sus actividades escolares y extra curricular.

Desde hace 9 años Lidia gerencia con ayuda de sus primas quienes actualmente son sus socias. Keikos Diseños, es una empresa encargada de fabricar utensilios escolares, tales como: cartucheras, bolsos, delantales, loncheras, entre otros.

En Keikos Diseños Lidia diseña, cose e inclusive sale a promocionar sus creaciones, asegura que en Keikos se vive la vida a color y cuando se le presentan días abrumadores mezcla un par de telas y toda su vida cobra sentido nuevamente.

Aun cuando Lidia no tuvo opción de escoger si venir o no a Venezuela, asegura que no se arrepiente, y hoy en día se rehúsa a abandonar este país que le ha dado tanto en la vida.

– A qué se dedicaba antes?

Mi primer trabajo fue de peluquería, saqué un curso y trabaje de eso por un tiempo. Luego me case y trabajé con mi esposo.

– Cómo llegó a este trabajo, oficio o labor?

Me uní con dos primas para emprender, en un principio la idea fue muy básica, no sabíamos lo que queríamos hacer realmente. A mí siempre me gustó hacer manualidades, siempre fui curiosa con las manos y como en la casa de mi mamá siempre hubo máquinas de coser, pude aprender algo. En una época de mundial decidimos hacer unas cartucheras y mandamos a bordar el logo del mismo, hicimos como 50 cartucheras. Las vendimos entre amistades y para cotillones, cada una en su casa hacia algo. Tiempo después registramos la compañía.

– Cuál es el mayor aprendizaje que le ha dejado esta actividad?

Nunca es tarde para empezar algo nuevo, en aquel momento fue algo ajeno a mí y con el apoyo de mis socias logramos algo lindo, no era solo un trabajo ya que nosotras creamos cada diseño. El aprendizaje es que sí se pueden hacer las cosas con voluntad y dedicación

– Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

Un poco de todo, pues me encanta que trabajamos con mucho color. Pensar lo que nos gusta a nosotras y a nuestros clientes, tomando en cuenta que cada una tiene gustos diferentes y no siempre coincidimos en los diseños, pero igual tratamos de juntar siempre las ideas de cada una. Combinar diferentes telas y cierres es mi parte favorita.

Como también me dedico a vender, me gusta ofrecer mi trabajo y la mejor parte es ver la reacción de los clientes que te elogian y valoran tu trabajo; cada año que pasa quieren cosas nuevas. Poner una parte de nuestra personalidad en cada diseño es gratificante.

– Qué desafíos ha tenido que enfrentar?

En un principio que todos los modelos salieran bien y conseguir tela de calidad, para así poder diferenciarnos en el mercado. En los últimos años el desafío es cómo mantenerte en el mercado debido a todas las circunstancias que atraviesa el país.

 – Qué cosas han cambiado a lo largo del tiempo en lo que respecta a su trabajo?

Antes las cosas eran más fácil a pesar de que estaba empezando, pues había más receptividad, lo que fabricada se vendía; incluso llegamos a quedarnos cortas de material en algunas temporadas. Se ha vuelto difícil encontrar la materia prima de primera calidad, lo que conlleva a la reinvención de cada día.

– Un consejo para sus colegas…

Debemos de luchar lo más que se pueda dentro de esta adversidad.  Si algo que te gusta y puedes sacarlo adelante, seguir en la medida de lo posible aunque a veces se torne complicado.

– A su juicio, cuál es la clave del éxito?

Hacer algo que te gusta, solo así le pondrás empeño y serás el mejor. Tener en cuenta la organización, nada pasa por improvisto. Debemos amar y ponerle mucha dedicación, sea cual sea el trabajo.

– Cómo ve el futuro?

Es difícil que lo vea maravillosamente bien y positivo. Sin embargo no pierdo las esperanzas, aún quedan personas capacitadas y con muchas ganas de seguir luchando y hacer cosas buenas. Yo me quedo en Venezuela, no me veo comenzando en otro país.

– Lo mejor que tiene Venezuela

Su clima, no hay otro como este y lo digo por experiencia propia. Por otro lado tenemos también los paisajes, que no sepamos apreciarlo es otra cosa. Tenemos muchas cosas bonitas como en otra parte del mundo. No puedo dejar de lado su gente, su pueblo bueno que es gente amable.

– Y lo que debemos cambiar?

Principalmente el querer al país, querer hacer las cosas bien y no por un color político. Debemos ser buenos ciudadanos, cada uno poner su granito de arena y así contagiaran a los demás.

– Qué recuerdos le trae su tierra de origen?

Me trae muy buenos recuerdos, trato de ir lo más que puedo; allá está mi familia y mi hermano. De niñez muy buenos recuerdos con mi abuela materna, fui criada con ella. También aromas de cuando ella hacía la comida en los hornos a leña y las fiestas patronales que son tradiciones que me gustan.

– Cómo le gustaría ser recordado?

 Esta pregunta es difícil (risas). Me gustaría que me recuerden como una persona que no le ha hecho daño a nadie, eso es lo principal. Una persona familiar, amorosa que quiere a los suyos.

NO COMMENTS

Leave a Reply