Se robustece proyecto para incluir a la diáspora en el Seguro Social Voluntario

La Asamblea Legislativa de Madeira aprobó con votos del PSD, CDS, PS y JPP la propuesta para permitir a los emigrantes cotizar a través de contribuciones mensuales. Ahora sigue hacia el Parlamento de la República.

0
699

Delia Meneses

Como una forma de continuar y respaldar una lucha que inició el abogado lusodescendiente Felipe Pereira, el pasado 16 de julio de 2020, la Asamblea Legislativa de Madeira aprobó con votos de parlamentarios del PSD, CDS, PS y JPP, el proyecto para modificar el régimen de Seguro Social Voluntario para permitir la inclusión de los portugueses residentes en la diáspora.

En el plenario madeirense, la propuesta fue presentada por la diputada lusovenezolana Ana Cristina Monteiro, del CDS y en el momento de su aprobación solo se abstuvo el representante del Partido Comunista Portugués.

El planteamiento específico contempla la modificación de tres artículos (dos de la Ley 110/2009 de 16 de septiembre y uno del Decreto Ley 40/89 de 1 de febrero) que permitirá a los portugueses que viven o trabajan en un país extranjero poder solicitar voluntariamente la inscripción en el Sistema Voluntario de Seguridad Social, a través de contribuciones mensuales conforme a la ley, y sin impacto financiero en el presupuesto del Estado.

«Los portugueses de la diáspora son tan portugueses como los que residen aquí; por lo que merecen ser protegidos en las mismas condiciones y sin discriminación y más aún cuando sabemos que muchos se encuentran en una situación de fragilidad social y económica», enfatizó la diputada Monteiro durante su intervención en plenaria.

Ahora la propuesta deberá ser enviada al Parlamento Nacional y se une a la que ya introdujo Pereira, amparado en el artículo 167 de la Constitución lusa, que permite a grupos de ciudadanos electores presentar proyectos de ley y participar en el procedimiento legislativo a que diera origen.

La petición de Pereira, que está en manos del diputado del PS por la migración, Paulo Porto Fernandes, ya fue aprobada en la Comisión de Negocios Extranjeros. Luego se encaminará a la Comisión de Trabajo y Seguridad Social y de allí a la ministra, quien examinará la propuesta y dará su parecer. Posteriormente, deberá ser votada en el plenario. Ahora se le une la propuesta que fue aprobada por los diputados madeirenses

Pereira ve con buenos ojos la iniciativa de Monteiro y agrega que corresponde tomar en cuenta los principios «in dubio pro operario y in dubio pro reo», lo que permitirá la inserción a destiempo, según la actual ley, de usuarios que vieron cercenados sus derechos.

«La alteración de la ley es sumamente compleja. Debe pasar por tres comisiones parlamentarias y después va a plenario. Faltará agregar a la propuesta algunos artículos, relativos al pago en retroactividad, que es el punto más álgido. Además de la posibilidad de pagos anticipados, de no ser así, sería atemporal e innecesaria. Estudios basados en Derecho comparado y en la propia Constitución portuguesa así lo permiten», explicó Pereira.

La contradicción en todo este panorama, es cómo los portugueses empobrecidos —que se enfrentan a situaciones catastróficas en Venezuela— podrán hacer frente a la carga económica que supone cotizar durante al menos 12 años para asegurarse una pensión de vejez. En promedio, una persona que aspire a una pensión de alrededor de 500 euros, tendrá que descontar más de 100 euros por mes.

Sin embargo, las contribuciones personales de portugueses y lusodescendientes pueden ser inferiores a 100 euros, de acuerdo con su propia escala y posibilidades, para lo cual se requerirán los procesos en línea, tanto en la inserción como en el pago.

Alterar la Ley de Seguro Social Voluntario supone un proceso largo que se ve solapado por la urgencia de otros proyectos que emergen con la pandemia; por eso tanto Monteiro como Pereira coinciden en la necesidad urgente de ayudar a los portugueses radicados en Venezuela que enfrentan grandes necesidades con un apoyo o subsidio social, y la asistencia a la salud sobre todo a los que padecen enfermedades crónicas.

¿Y el Convenio Internacional?

Monteiro resalta que otra lucha fundamental que hay que dar en favor de los emigrantes es lograr el cumplimiento del Convenio Internacional firmado entre Portugal y Venezuela que no se está cumpliendo desde hace muchos años. Los pensionados portugueses que retornaron a su tierra no reciben su pensión de Venezuela y las respuestas y soluciones por este incumplimiento todavía no aparecen.

La apelación llega en un momento crucial, «cuando tenemos una comunidad portuguesa inconmensurable en Venezuela que se encuentra en una situación crítica, de debilidad social, y en la que la seguridad social de ese país no puede salvaguardar los derechos sociales de nuestros ciudadanos, aunque existen instrumentos internacionales entre Portugal y Venezuela, que no se están aplicando, lo que hace imposible que nuestros portugueses tengan un trato digno , igualitario y constitucional, con respecto a los sistemas de seguridad social, más específicamente con respecto a las pensiones».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here