Tips para llevar una ‘nueva normalidad’ saludable

Tips para llevar una ‘nueva normalidad’ saludable

0 173

El combate al COVID-19 todavía tomará tiempo. Para llevar la 'nueva normalidad' de la forma más saludable posible, te damos estas recomendaciones.

El combate al COVID-19 continúa en todo el planeta. A medida que muchos países van levantando las medidas de cuarentena, una ‘nueva normalidad’ se va apoderando de las personas, quienes a pesar de volver a sus rutinas ven afectadas algunas actividades por las necesarias medidas de higiene y distanciamiento social. Sin embargo, hay forma de hacerlo todo más saludable.

El confinamiento y el trabajo a distancia ha traído consigo una disminución promedio de 70 por ciento de la movilidad, lo cual ha provocado un alza en el estrés. Para cambiar esta situación -que puede ser causa de ansiedad o depresión-, se recomienda realizar ejercicio en el hogar.

Los altos niveles de estrés y la poca actividad física producen alteraciones en las fases del sueño. Éste, es un fenómeno biológico, fisiológico y conductual en el que se regulan y metabolizan diversas hormonas, que permiten estabilidad biológica necesaria para la vida, el desarrollo y el aprendizaje. La fase atrasada del sueño es el desfase que vive la población al tener que realizar tanto escuela como trabajo en casa. Para aminorar estos efectos, se recomienda organizar una agenda con horarios para despertar, desayunar, realizar labores del hogar, actividad física y dormir, permitir el aburrimiento y dejar los fines de semana para actividades recreativas o lúdicas.

Esta fase atrasada del sueño también es producida por el exceso en la ingesta de alimentos con baja cantidad de nutrientes. La mala alimentación no solo afecta a las fases del sueño, sino también al sistema inmune. Ante este escenario, es necesario que la población mantenga una alimentación saludable y balanceada para ayudar al organismo a reforzar el sistema inmunológico.

Se recomienda un consumo diario de 1.0 a 1.2 gramos de proteína por kilogramo de peso, los cuales se obtienen en una dieta sana, variada y suficiente, preferentemente avalada por un nutriólogo. Además de ingerir dos a tres litros de agua, se requieren vitaminas y minerales, que ejercen un papel importante como cofactores de muchas vías metabólicas.

El consumo de bebidas alcohólicas puede aumentar la frecuencia o la gravedad de la violencia interpersonal e incrementar el riesgo de accidentes dentro del hogar. Además, debilita el sistema inmunológico y puede generar ansiedad, tristeza o alteraciones en la calidad del sueño.

Entre los efectos que puede causar el consumo de alcohol, independiente del confinamiento, están los problemas de memoria, hipertensión, fallas cardiacas, inflamación del páncreas, manos temblorosas, problemas en el hígado y diversos tipos de cáncer.

SIMILAR ARTICLES

0 27

No hay comentarios

Leave a Reply