Un madeirense pionero en el arbitraje venezolano

0
244

A lo largo de su existencia el Correio de Venezuela, a través de sus páginas deportivas, ha destacado la labor y los éxitos de todos los atletas, entrenadores y dirigentes de origen luso, que han sabido destacarse en el balompié venezolano. Pues ha tocado el turno al gremio del arbitraje, donde la presencia portuguesa no podía faltar.

José Manuel Abreu, natural del Sitio Da Palmeira en Camara de Lobos, Isla de Madeira, destacó durante más una década impartiendo justicia en los engramados venezolanos en calidad de juez de línea. Nacido en el ya lejano año de 1943 y arribó a nuestro país a la temprana edad de 15 años.

El comercio fue su actividad profesional principal, desarrollándose específicamente en el área de distribución de productos para el consumo masivo. Durante 23 largos años las realizó en las emblemáticas Empresas Polar.

Como casi todo madeirense la vinculación con el fútbol surgio temprana y espontáneamente, con su participación desde niño en las populares “caimaneras” que surgían en el campo “Almirante Réis” en Funchal, lugar donde comenzó a trabajar en aquellos años previos a su venida para Venezuela.

Con la ayuda de algunos amigos y conocidos que pertenecían a la Comisión de Árbitros de la FVF, se dio su incursión en este medio futbolístico. Corría el año de 1975.

Ya para 1976 pasa a integrar de manera formal el cuerpo de árbitros de la ciudad de Caracas, iniciándose desde la categoría Aspirantes, pasando por Tercera y Segunda. Punto de inflexión en su carrera significó su participación en el recordado “Curso Internacional de Árbitros”, dictado en nuestro país por el afamado juez FIFA peruano Alberto Tejada.

De modo que entre 1977 y 1987, Abreu fue presencia frecuente en la dirección de partidos de nuestro fútbol profesional de primera división, en la figura de juez de línea, hoy conocida como la de Árbitro Asistente. Así recorrió las canchas del país, promediando no menos de 15 designaciones por año, impartiendo justicia en los grandes clásicos del campeonato y siendo objeto de muchas condecoraciones por parte de la FVF. Se retiró de la actividad en 1990.

Poco tiempo pasó luego de colgar las botas para que regresara al balompié. Abreu inició su etapa como dirigente en el gremio arbitral, estando entre 1992 y 1993 ejerciendo funciones como Primer Vocal del Comité de Árbitros de la FVF. Algunos años más tarde fue requerido por el ente rector de nuestro fútbol, para trabajar en la formación de la nueva camada de árbitros, merced a su dilatada trayectoria y experiencia.

Por sus manos, entre los años de 2011 y 2017, pasaron todos los jueces que hoy hacen vida en la actividad, algunos de los cuales han logrado alcanzar su escarapela FIFA. Hoy reside en la localidad de Camacha, Madeira, disfrutando de sus años de retiro de regreso a su tierra, dónde le acompañan esos inolvidables recuerdos de aquellas tardes en el fútbol venezolano.

Antonio Da Silva

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here