Un programa de 16 horas abre las puertas para trabajar en restaurantes...

Un programa de 16 horas abre las puertas para trabajar en restaurantes y hoteles

0 509

Dos tercios de los aspirantes formados por Talenter Madeira son lusovenezolanos. La empresa, que actualmente capacita como empleado de mesa, brinda conocimientos teóricos y prácticos para insertarse en el campo laboral

Julio Materano

Talenter Madeira, la empresa encargada de capacitar y servir el talento humano a pequeñas, medianas y grandes cadenas, se abre cada vez más espacio en el área de hotelería y restaurantes. La organización con fines de lucro ha reinterpretado en los últimos años las carencias de la isla para responder con una estrategia que pretende formar personal calificado para cubrir las vacantes en el área de servicios, un mercado que en el penúltimo trimestre del año creció en casi 5% y que demanda cada vez más trabajadores a tiempo completo, según el Instituto Regional de Estadística.

Con más de una década en Madeira, Talenter, que inicialmente se propuso enseñar inglés a quienes demandaban la lengua para insertarse en el mercado laboral, se ha trazado una nueva estrategia que aspira responder con urgencia a la demanda de formación. El coordinador general, Sancho Miguel Gonçalves, explica que la realidad socioeconómica de la isla es distinta al resto de Portugal. Sostiene que Madeira depende principalmente del turismo y de toda la actividad que lo circunda, lo que marca las pautas a la hora de procurarse un empleo.

Solo en agosto, los ingresos por hotelería fueron 47,3 millones de euros en la región, de los cuales 67,5% corresponden a servicio de aposento. En términos absolutos, hubo una ocupación de 786 mil personas solo en el octavo mes de 2019. Durante ese período Ribeira Brava, Santana y Ponta do Sol registraron un incremento de las dormidas de 33%, 18,6% y 12,4%, respetivamente.

«Nuestro propósito es capacitar gratuitamente a personas para que adquieran habilidades como meseros, un oficio que requiere de un conocimiento práctico y teórico que le abre las puertas en el mercado laboral. Quienes se forman con nosotros pueden trabajar en hoteles de la isla con los que tenemos alianza», sontiene Gonçalves.

El coordinador dibuja con números preliminares el alcance de un programa de 16 horas académicas y que hasta ahora no tiene ningún costo: De los 20 cupos que dispone la sala donde se dicta el taller, al menos dos tercios de los participantes son venezolanos, buena parte de ellos desempleados, con poco tiempo en la isla y con la urgencia acuestas de conseguir un trabajo. Son, en buena medida, el saldo de la emigración por fuerza de la crisis política y económica que atravisa Venezuela.

Es el caso de Virgilio Vieira, un informático veinteañero, que se niega a vivir en una Venezuela rota, su país natal, y que hace cuatro meses llegó a la isla seducido por la oferta de acogimiento, una promesa de los políticos madeirenses a la que dio crédito cuando se embarcó en la decisión de marcharse. Después de un intento frustrado por conseguir trabajo y de decenas de currículos enviados, Vieira parece entender las dificultades con las que Madeira promete acoger a las familias que retornan.

«Es difícil conseguir trabajo. Te piden experiencia pero nadie te da el voto de confianza para ganarla. Es rudo. En general, el local trata mal y es impositivo», se cuestiona. Este joven, quien asegura ser fanático de los videojugos, es parte del universo de lusovenezolanos que procura capacitación gratuita en Talenter.

«Es una buena experiencia porque recibes clases teóricas que se completan con una fase práctica donde atendemos clientes, servimos una mesa, en situaciones reales, lo cual nos permite desarrollar competencias y aprender, indirectamente, algunos términos específicos en portugués», dice tras completar las aulas en Funchal. En términos generales, los participantes aprenden a servir una mesa, a ubicar correctamente los cubiertos y a identificar los tipos de copas y sus respectivos usos.

En torno a la inserción en el campo laboral, el coordinador general de Talenter Madeira sostiene que el éxito o el fracaso de la tarea de conseguir trabajo dependerá principalmente de la actitud y disponibilidad del interesado. «Si la persona no se construye una base ni muestra verdadero interés por conseguir un empleo, entonces difícilmente lo conseguirá», remata.

Además de recibir un certificado, que avala la formación, quienes completan la capacitación integrarán la base de datos de Talenter Madeira, que se encargará de proveer personal a las empresas que lo demanden.

No hay comentarios

Leave a Reply